Fundación La Nación Banco Galicia Fundación Osde Ashoka Emprendedores Sociales Fundación Arte Vivo Fundación Cimientos

PROYECTO

Proyecto Mi Huerta
  • Escuela: Escuela - Distrito Escolar: Departamento de Avellaneda
  • Teléfono: 03844-482090
  • Correo electrónico: cfeldman@mihuerta.org.ar
  • Fecha de inicio del proyecto: 12/2009
  • Fecha de finalización o fecha prevista para la finalización del proyecto: 12/2010
Problemática principal para abordar en el proyecto vinculada al proceso de enseñanaza / aprendizaje:

Nos dedicamos a un proyecto de desarrollo comunitario en el cual todos los miembros de la comunidad beneficiada aportan algo. Esto es lo que permite re-incorporar a la comunidad escolar a un sistema del cual fue excluída anteriormente. Es decir, el aprendizaje del trabajo de la tierra, y su capacitación, logra que los padres de los niños de las escuelas rurales, vuelvan a insertarse en un esquema de trabajo del cual antes ya no formaban parte. Al mismo tiempo, los niños adquieren los conocimientos adecuados al entorno al cual pertenecen, lo que les otorga, por lo tanto, mayores oportunidades. Aprenden características propias de su cultura e identidad comunitaria ya que las Huertas se insertan en el marco comunitario y se adecuan a las características propias de cada grupo humano.

Diagnóstico y motivación (cuál fue el problema que dio origen al proyecto):

El tomar conocimiento en forma personal de la situación vivida por niños en edad escolar residentes en zonas rurales, quienes poseían un déficit alimenticio, fue un disparador inmediato para intentar una solución definitiva. En el año 1999 se tomó la decisión de encontrar un plan de trabajo que garantice una alimentación rica en minerales y vitaminas para que los niños tengan en su nutrición las herramientas para un desarrollo personal y armonioso, que les permita adquirir conocimiento en su etapa educativa. Las Huertas Escolares se transformaron en una solución aplicable, siendo en sí mismas una usina de alimento, formación y desarrollo. La falta de recursos sumada a una falta de educación deriva en un problema relevante: la desnutrición. Las necesidades de estas comunidades donde no hay luz eléctrica ni agua son innumerables. La Fundación eligió centrarse en la alimentación de los niños, combinándolo con el aprendizaje de tareas rurales. Los niños con deficiencias graves de nutrición desde su nacimiento hasta su adolescencia tienen una predisposición mayor a las enfermedades y su capacidad de desarrollo se ve disminuida así como también su capacidad para adquirir nuevos conocimientos. Esto trae como consecuencia una limitación en cuanto a oportunidades que los acompañará durante toda su vida.

El proyecto se vincula principalmente con el aprendizaje de:
  • » Ciencias Exactas
  • » Ciencias Naturales
  • » Tecnología
  • » Lenguajes Artísticos
Descripción (descripción general del proyecto, estrategia principal o eje del proyecto):

Una vez seleccionada la escuela beneficiaria y luego de un estudio previo, la escuela y la comunidad firman un acta compromiso dando así comienzo a la construcción de la huerta, la cual posee una dimensión de hasta una hectárea y se realiza en un año, aproximadamente. En esta instancia se firma una Carta Acuerdo entre la Asociación Cooperadora y la Fundación. Desde el mismo inicio de la obra comienza la etapa de formación de la comunidad, aprendiendo también todo el proceso de armado de la huerta. La huerta se compone de un alambrado perimetral, puerta de acceso, calicanto (reservorio de agua), sistema de riego por goteo, lombricario, gallinero con gallinas ponedoras, invernadero (sólo en zonas donde el clima lo requiera), herramientas y semillas. En unos pocos meses la huerta comienza a generar los frutos que formarán parte de la dieta alimenticia, anexándoles información de cocina para el mejor aprovechamiento de estos. Así mismo, la huerta se convierte en un excelente ámbito para el aprendizaje a través de técnicas nuevas y utilizando recursos sumamente innovadores. Las diferentes etapas de la construcción son un perfecto disparador para diversas actividades educativas que atraerán y motivarán a los niños ya que escapan a las formas tradicionales de aprender. La huerta y sus elementos pueden proveer elementos para que los niños aprendan jugando además de fomentar la transmisión de conocimientos en áreas que reciben usualmente poca atención en las currículas escolares como ser por ejemplo como debe llevarse una dieta adecuada, como trabajar en equipo en torno a un proyecto común o como obtener un modo de vida que resulte sustentable a lo largo del tiempo.

Objetivo general del proyecto:

- Reducir la desnutrición y malnutrición infantil, y mejorar su alimentación a través de un proyecto sustentable con desarrollo comunitario. - Asistir prioritariamente las áreas rurales más desfavorecidas de nuestro país. - Rescatar una herramienta usada exitosamente a lo largo de siglos, la huerta, para cumplir con este objetivo con resultados rápidos y eficaces. Revalorizar el trabajo manual y el esfuerzo como modos para obtener los medios necesarios para llevar una vida digna y plena. - Innovar en la gestión de huertas escolares rurales comunitarias para ser exitosos en un campo donde las iniciativas gubernamentales y privadas no encuentran fácilmente salidas. Innovar usando: 1) Una infraestructura existente, la escuela rural. 2) Trabajando con niños, que lleven su experiencia a las familias. Esto produce un invalorable efecto multiplicador ya que lo que los padres aprenden al realizar la huerta escolar pueden aplicarlo en sus propios hogares, logrando una fuente sustentable de recursos alimenticios para su propia familia así como también un proyecto que les abra futuras oportunidades. 3) Creando un hábito nutricional nuevo en ese tiempo. Volver a las bases para que los niños tengas una correcta alimentación, partiendo de los nutrientes esenciales para desarrollarse plenamente, aprovechando todos los beneficios que aportan los alimentos orgánicos. 4) Mejorando la dieta y la salud de los niños que pueden producir su propio alimento en su escuela guiados por técnicos del gobierno y sus docentes. 5) Desarrollando una currícula de enseñanza rural, junto con la tradicional enseñada en una escuela. Ampliar los ámbitos de aprendizaje, utilizando la huerta como un nuevo elemento que ofrece más oportunidades para transmitir conocimientos en forma innovadora y atractiva para los chicos. 6) Sustentando el programa con una institución técnica del gobierno, el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) que provee de los conocimientos necesarios para lograr que los padres aprendan el correcto tratamiento que requiere la huerta para que dure a lo largo del tiempo y pueda proveer beneficios a largo plazo. 7) Dejando cada proyecto 100% en manos de cada comunidad escolar por ser condición esencial que sea un proyecto comunitario. Esto asegura la continuidad de las misma ya que el compromiso de la comunidad es el motor para que la huerta siga funcionando año tras año, afrontando las adversidades que pudieran surgir. 8) Dejando la administración general y provisión de fondos en manos de una fundación especializada en huertas escolares.

Objetivos específicos del proyecto:

- Construir en escuelas rurales aisladas y pobres una huerta que permita alimentar a los alumnos a lo largo de toda su escolaridad, con un modelo de cultivo y uso de herramientas cercano al disponible a sus hogares. - Desarrollar el aprendizaje de un “modelo rural” que permita a los niños beneficiarse al máximo de las posibilidades de su entorno. Lograr que incorporen estas técnicas para luego poder lograr fuera del ámbito escolar, un modelo propio de obtención de alimentos. -Fortalecer la escuela rural como centro de actividades comunitarias, construyendo capacidades de gestión y promoviendo el trabajo asociativo entre los miembros de la comunidad educativa. -Fortalecer el nexo comunitario, el trabajo en común y llevar un propuesta de un modelo sustentable para salir de la situación de desnutrición y pobreza y así mejorar el futuro de los niños.

Plan de acción (pasos o etapas):

La construcción de la Huerta se realiza cumpliendo diferentes etapas para asegurar que desde el comienzo, su desarrollo sea sustentable y el proyecto, productivo. Actividades a realizar: 1. Huerta de una hectárea: Un 20 a 25% de la superficie total se destina a Huerta (área que recibe cuidado intensivo y riego) para lechuga, tomate, perejil, zanahorias, repollo y otras legumbres de rápido crecimiento. El resto se destina a Chacra (superficie de siembra sin riego y bajo cuidado) para mandioca, maíz, zapallo, sandía, melón y otros cultivos. Incluye un cercado perimetral para proteger la huerta de animales y merodeadores. Se utiliza un cerco de tejido romboidal cerrado, galvanizado, de buena calidad y de alta durabilidad, de manera que ésta sea una obra duradera y relevante. La huerta debe constituirse en un hito de la población. Se provee también herramientas de buena calidad (adaptadas al tamaño de los alumnos), en cantidad suficiente para que los alumnos de una misma clase puedan trabajar simultáneamente. 2. Sistema de riego: Si la escuela ya cuenta con agua, se coloca un motor y bomba, se instala un tanque de agua elevado de 1000 litros y un sistema de riego por goteo. En casos se construye un depósito de 20.000 a 30.000 litros para el almacenamiento de agua de lluvia, se colocan colectoras de agua en los techos, se aprovecha un molino o lo que el lugar permita. 3. Asistencia técnica: Desde el inicio del Programa Mi huerta, el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) fue identificado como el socio tecnológico del programa. Su plan Pro-Huerta no sólo sigue una estrategia similar, sino que el INTA investiga y desarrolla la tecnología habiendo adaptado la huerta orgánica a cada zona y clima de nuestro país. Sus técnicos están altamente capacitados y preparados para dirigir la construcción de una huerta escolar. A este plantel ha recurrido la fundación para la dirección técnica de las huertas que ha realizado y para la detección de las escuelas donde éstas han sido construidas. 4. Capacitación: El programa de capacitación incluye el manejo completo de una huerta orgánica, producción de semillas, construcción de herramientas caseras, cocina y alimentación saludable, conservación de frutas y hortalizas, lácteos y cría casera de gallinas.

Cronograma de actividades:

De acuerdo con la experiencia de la Fundación Huerta Niño una huerta precisa cerca de un año para estar totalmente en marcha y estabilizada. La fundación provee todo lo necesario en la etapa de construcción y la huerta luego vive sin límite en el tiempo ya que produce sus propios insumos, las semillas, sin requerir de más inversiones. Estimativamente, cada etapa en la construcción de la huerta se produce según el siguiente cronograma: ·En los meses previos a la construcción de la Huerta, la Fundación analiza la diversas solicitudes y selecciona a las escuelas con mayores necesidades. Una vez elegido el establecimiento se elabora el proyecto en detalle para esa escuela y se diseña el presupuesto. Esta etapa puede llevar de 2 a 4 meses. ·En el mes 1 y 2 se firman los acuerdos de compromiso entre la Fundación y los padres y docentes que tendrán a cargo la realización del proyecto. Luego se procederá a limpiar el terreno y nivelarlo. ·Durante los meses 3 y 4 se procederá a construir el cerco perimetral y a colocar el alambrado. Se instalará el sistema de riego y se preparará la almaciguera. ·Durante el quinto mes se preparan la abonera y los tablones de siembra. ·El mes 6 se dedica a la construcción de los almácigos y se procede a la siembra directa en los tablones de la huerta. En el séptimo mes se realizarán los transplantes del almacigo a los tablones de la huerta. ·Los meses 8 y 9 se dedican al cuidado y riego de los tablones así como también a realizar las plantaciones en la chacra. ·El mes 10 lo utiliza la Fundación para realizar un seguimiento del proyecto luego de su completa entrada en vigor.

Contenidos abordados:

El proyecto Mi Huerta permite abordar numerosos áreas de la educación. Los niños tienen contacto con productos de la naturaleza, aprenden sobre biodiversidad y cuidado del medio ambiente así como también comienzan a tener un contacto responsable con le medio que los rodea. Son instruidos, además, en una dieta mas saludable a medida que aprenden a hacer uso de los alimentos producidos en diferentes recetas. Las ciencias exactas es otra de las áreas exitosamente abarcadas por el proyecto ya que los niños aprenden a realizar las diversas operaciones matemáticas en las distintas etapas de la huerta, desde la medición de las distancia entre transplante y transplante, hasta la contabilización de los producido. Las diversas técnicas que el INTA enseña a los padres ya alumnos les da la pauta de los diferentes procedimientos a seguir para el correcto cuidado de la huerta. Los niños comienzan a familiarizarse con instrumentos nuevos y aprenden a usarlos correctamente. Aprenden técnicas de riego, cuidado y fertilización natural, así como también, aprenden a abonar la huerta, preparar el terreno y cuidarla de las efectos adversos del clima. Por última, los niños logran expresar su creatividad a través de la construcción con sus manos dela huerta misma, pero también en la construcción de otros instrumentos como por ejemplo los espantapájaros.

Producciones:

No hay producciones más allá de los productos de la huerta que son consumidos por la misma comunidad escolar y las actividades educativas que cada docente desarrolle en el marco de su área.

Recursos necesarios para el desarrollo del proyecto:
  • » Materiales: Cercado perimetral, Herramientas, Sistema recolección de agua y riego
  • » Humanos: Técnicos del INTA, Docentes, Padres, Los alumnos, La Fundación
  • » Edilicios: La escuela, Un comedor escolar, Cocina
¿Cuenta la escuela con todos estos recursos o solo con algunos?

La escuela sólo cuenta con los recursos humanos, además de la ayuda que será aportada por los técnicos del INTA. Generalmente también cuentan con una cocina y un salón que funciona como comedor. El resto de los materiales deberán ser comprados.

Logros / Resultados del proyecto, en función a la problemática planteada:

Esperados:
De la realización del proyecto se esperan como resultados lograr que los padres retomen un modelo rural de sustento, recuperando la actividad de la huerta. Se espera también que incorporen técnicas a su alcance para poner en funcionamiento la huerta y para su correcto cuidado. Se prevé así mismo, que los alimentos producidos sean aprovechados en recatas, que los niños y las familias puedan reproducir en sus hogares fomentando así un cambio en su nutrición mejorando su calidad de vida. La huerta también servirá como refuerzo del comedor escolar, pero a nivel global se espera que la comunidad toda vea su vinculo reforzado en el esfuerzo compartido para lograr un objetivo común fomentando el concepto de unidad.

Alcanzados:
La sustentabilidad es un factor objetivo posible en cada caso de acuerdo a nuestra experiencia. También lo son la producción de alimentos por la comunidad escolar para proveer al comedor escolar y el aprovechamiento de la capacitación por todos. La fundación realiza un seguimiento después de finalizada la construcción de la huerta, no para aportar dinero ni ayuda permanente sino para acompañar o encarar nuevos proyectos. La construcción y explotación posterior de la huerta quedan de acuerdo al modelo de la Fundación Huerta Niño en un 100% en manos de la comunidad escolar. Esta forma de trabajar es esencial para que cada huerta “sea de la comunidad” desde su concepción, para que esta la haga suya. Esta será la garantía de su permanencia en el tiempo y de su vida. Así se verifica que “una huerta escolar se construye en un año y dura toda la vida”. Los beneficios alcanzados son múltiples: los niños y sus familias acceden a una mejor nutrición; se produce un “efecto multiplicador” ya que la huerta abarca a todas las familias y permite que ellas reproduzcan en sus hogares los aprendido en la huerta escolar; provee ayuda a la mujer sola que puede cooperar en la administración de los alimentos y preparación de comidas; fomenta la cohesión de la comunidad y por sobretodo ha sido una excelente herramienta para la transmisión de conocimientos a los niños para que puedan tener un modo de vida que les proporcione alimentos en forma perdurable a través del tiempo. Las condiciones requeridas para el éxito de una huerta se basan en una condición simple: la huerta debe formar parte de un proyecto que cada comunidad escolar debe administrar como “suyo”. Esta es la llave de la sustentabilidad. Para iniciar la construcción de una huerta es necesario que haya una solicitud explícita acompañada de un compromiso por escrito de todos los padres, que asumen trabajar en su construcción. La construcción y su explotación posterior quedan y deben quedar en un 100% en manos de la comunidad escolar. Esta forma de trabajar es esencial para que la huerta, en manos de la comunidad desde su concepción, tenga la garantía de permanencia en el tiempo. Así se verifica que “una huerta se construye en un año y dura toda la vida”: Sin embargo, este es un esquema novedoso para la comunidad que implicará modificaciones en sus hábitos, razón por la cual es necesario un acompañamiento permanente. En este aspecto contribuye significativamente la Fundación Huerta Niño.

Participantes del proyecto:
  • » Alumnos
  • » Docentes
  • » Padres
  • » Otros
  • » Otras instituciones
  • » Participan otras escuelas / intituciones: Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA)
Explique la participación de cada uno de los otros actores involucrados:

Alumnos: los niños participan desde el inicio de la huerta, haciendo suya la construcción misma. Aprenden las bases de la técnica de sembrado y cultivo para encontrar en estas herramientas una forma excelente de sustento que los acompañe durante toda su vida. La escuela esta totalmente integrada a la huerta. Los niños aprenden a través de ella, las curriculas se adaptan a las actividades que allí puedan desarrollarse para que los niños incorporen conocimientos al mismo tiempo que desarrollan la actividad en la huerta, como complemento de lo que aprenden en el aula. La huerta se transforma así en una herramienta integral de aprendizaje. Docentes: los maestros ayudan en la construcción y guían a los alumnos en el proceso. Tienen la tarea de incorporar los elementos de la huerta a la actividad escolar diaria para que los alumnos aprendan a través de ella. No sólo ayudan en la construcción, siembra y recolección, sino que también desarrollan un papel fundamental al momento de la comida. Es tarea primordial de los maestros enseñar nuevos hábitos alimentarios e inculcar mejores formas de alimentación a los niños. Todo esto se ve complementado con el uso de la huerta como una herramienta de la cual extraer actividades sumamente didácticas para que los niños aprendan mientras la construyen y cuidan. Padres: ellos colaboran con la construcción, mantenimiento y recolección de alimentos en la huerta. Su tarea sin embargo no finaliza allí. Deberán fomentar en sus hijos estos nuevos hábitos adquiridos en la escuela a través del ejemplo en sus casas. Técnicos del INTA: estos técnicos proveen ayuda respecto de los conocimientos esenciales para poner en marcha la huerta. Enseñan como construirla, cuidarla, como recolectar lo producido. Sus aportes son vitales ya que seguir sus consejos permitirá el desarrollo sustentable de la huerta. La Fundación: la tarea de la Fundación es de selección de las escuelas mas apropiadas para cada proyecto, la coordinación de las tareas de los diferentes actores para que funcionen en forma eficaz y organizada y, por ultimo, se encarga de monitorear el desarrollo de la huerta a lo largo del tiempo.

¿Cuál de los aspectos del proyecto considera usted que son creativos / innovadores?
¿Por qué?

El proyecto contiene un elemento clave: la Huerta. Esta no sólo provee alimentos, sino que tiene como objetivo ser en si un ámbito de desarrollo académico e intelectual, donde los niños puedan seguir aprendiendo en contacto con la naturaleza. Un punto relevante del proyecto es que el mismo elemento que mejora la calidad nutricional de los niños, es también fuente inagotable de conocimiento e ideas para transmitirlo. Esto permite que los niños encuentren en la escuela soluciones que podrán acompañarlos durante toda su vida, generando así mismo sustentablidad para la propia comunidad, desde la escuela y a través del aprendizaje.

Referentes:

Nombre de organización: Fundación Bunge y Born Persona de Contacto: María Elena Baggio Dirección: 25 de mayo 501 6º piso Ciudad y Código Postal: Ciudad autónoma de Buenos Aires (C1002ABK) Provincia/País: Buenos Aires, Argentina Teléfono: (0054) 11-4318-6617 Fax: E-mail: mbaggio@fundacionbyb.org Nombre de organización: Embajada de Alemania Persona de Contacto: Lic. Mónica Brendecke Dirección: Villanueva 1055 Ciudad y Código Postal: Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C1426BMC) Provincia/País: Buenos Aires, Argentina Teléfono: (0054) 11-4778-2535 Fax: (0054) 11- 4778-2508 E-mail: monica.brendecke@diplo.de

Recomendar este proyecto a un amigo/a





Ver premio 2007 Ver premio 2008