Proyecto Escuela para todos

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Buenos Aires - Región 2 de Cuartel V - Moreno

Nombre de la Organización: Asociación Civil El Arca
Teléfono: 0237-4629276
E-mail: elarca@elarca.org.ar
Localidad: Moreno
Provincia: Buenos Aires
Página Web: www.elarca.org.ar

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

Partiendo de la consideración de niños y jóvenes como sujetos de derechos (Convención Sobre los Derechos del Niño), apuntamos a su protagonismo buscando su participación genuina en la resolución de las situaciones que los afectan. De este modo, la ciudadanía se ejerce en una práctica real y concreta. Este ejercicio tiene diversos temas según diferentes ámbitos: • En la dimensión jurídica la palabra clave es la exigibilidad de los derechos, por la legalidad de los mismos. • En la dimensión social la palabra clave es la inclusión. • En la dimensión cultural es la manifestación. • En la dimensión política es la participación. Objetivo del proyecto “Escuela para todos”: Promover el ejercicio de la ciudadanía de 2600 niños y niñas que asisten a 8 Organizaciones Comunitarias y 3 Escuelas públicas de gestión estatal de la “región 2” de Cuartel V. Metodología: El Arca se asocia a las instituciones educativas de la zona, acordando un proyecto de trabajo enmarcado en el objetivo de “Escuela para todos”. Las actividades varían de acuerdo a los procesos y acuerdos realizados con cada institución. Se promueve también la creación de espacios colectivos, en los que los referentes de las instituciones y los niños / as reflexionen juntos sobre los problemas que afectan a la infancia y juventud de Cuartel V, ideando modos de abordaje posibles. Dimensiones y Actividades del Proyecto: En la dimensión social, la palabra clave en nuestro proyecto es la inclusión. 1-Trabajamos con los referentes de las instituciones educativas problematizando y repensando las prácticas para mejorar la inclusión. 2- Realizamos un “Seguimiento” de niños y niñas con problemas para asistir a instituciones educativas. Para ello diseñamos estrategias de intervención junto con un referente de la organización. Siempre se involucra el diálogo con el niño/a afectado/a y su familia, incluyéndolos en la construcción de una solución. En la Dimensión cultural la palabra clave es la manifestación. Buscamos acercar propuestas culturales diversas y de buena calidad para que los chicos/as puedan acercarse a las artes, la música y el deporte. 3- Implementamos diversos talleres: Pueden ser “Espacios participativos” o “Talleres en aula”. Los “Espacios participativos” son talleres opcionales, para los niños/as que asisten a las instituciones con las que nos asociamos. Se desarrollan en ellas, con una frecuencia de una o dos veces por semana. En el las escuelas funcionan a contra-turno del horario escolar. Asisten 500 niños/as. Los “Talleres en aula” tienen lugar con grupos completos de las escuelas o centros, durante el horario de clase, con frecuencia semanal. Los talleristas de El Arca acuerdan con el docente de cada curso una dinámica participativa de trabajo buscando así que también ellos construyan herramientas favorecedoras de la participación. Participan de estos talleres aproximadamente 1470 niños/as de las escuelas y centros. 4- Organizamos eventos artístico-culturales, llevando funciones de cine, teatro, títeres, etc. a las instituciones educativas. En la Dimensión Política nuestra palabra clave es la Participación. El artículo 12 de la Convención sobre los derechos del niño plantea que los niños deben ser escuchados y su voz debe ser tenida en cuenta en todos los asuntos que los afectan. La participación incluye tres niveles: información, opinión y decisión. 5- Promovemos que los niños/as cuenten con la información necesaria para formar opiniones acerca de las situaciones cotidianas que los afectan. Trabajamos para que las instituciones mejoren la información a los niños/as, y editamos boletines informativos para ellos y su comunidad. 6- Generamos dispositivos dentro de los centros y escuelas para que las opiniones de los chicos/as comiencen a ser escuchadas por los adultos. Por ej.: asambleas, consultas a niños/as, votaciones. 2600 chicos y chicas de entre 2 y 14 años participan de alguna actividad de este tipo, durante su horario de clases. 7- Estamos organizando Foros de niños/as, pensados para que niños/as y adultos de diferentes instituciones se conozcan, jueguen y piensen juntos. También para visibilizar la opinión de los chicos/as acerca de temas relacionados con el barrio y con las instituciones educativas; y para elaborar propuestas junto a los adultos. En paralelo, se construyen acuerdos con actores que puedan dar sostén institucional a esas propuestas.

Problema que intentan resolver: Retención escolar

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

Dificultades para el sostén de la escolaridad (ausentismo, repitencia, dificultades en integración escolar de niños/as con diferentes necesidades educativas, deserción o expulsión, problemas de accesibilidad, etc.) - Oferta educativa pobre y poco variada (Falta de acceso a espacios recreativos, artísticos, que vinculen a los niños/as con el placer y la posibilidad de aprender desde sus intereses y vivencias). - Carencia de herramientas que permiten a los niños y niñas conocer, ejercer y exigir sus derechos. - Fragmentación entre las instancias e instituciones sociales de la comunidad. 2600 niños y niñas de entre 2 y 14 años, que asisten a 8 Organizaciones Comunitarias y a 3 Escuelas estatales de la “región 2” de Cuartel V, Moreno. Moreno es una de las municipalidades más pobres del conurbano bonaerense. En el último censo (2001), la región 2 de Cuartel V tenía una población de 15291 personas, de las cuales 6376 eran niños/as menores de 15 años. Hoy esa población se duplicó, y más de la mitad viven bajo la línea de pobreza. Es un área sin planeamiento urbano, que registra una seria carencia de servicios médicos, educativos y recreativos.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

Baja de la deserción en centros y escuelas. En 2003 la deserción escolar era del 11% de la matrícula de las escuelas. En los centros comunitarios, no se llevaba registro de asistencia y había poca posibilidad de seguimiento de los niños/as que cursaban allí su educación inicial. Nuestro primer trabajo fue problematizar el tema con los adultos de las instituciones para que pudieran relevar las causas del ausentismo / deserción de sus alumnos/as e intervenir tempranamente, evitando la deserción. Para el año 2006, la totalidad de los centros comunitarios llevaban registro de asistencia como una práctica corriente, y habían reducido la deserción de un 20% a un 8%. Las escuelas enriquecieron sus estrategias para ayudar a los niños/as a estar incluidos (en ellas nos resulta difícil la medición “cuantitativa”). Baja de la repitencia escolar. En dos de las escuelas, de 2004 a 2006 realizamos una capacitación en servicio sobre el eje de alfabetización, con énfasis en la reflexión sobre las propias prácticas. Participaron más de 24 docentes. Para ellos, era “normal” que repitieran aproximadamente el 25% de los niños/as de primer año. Uno de estos equipos docentes logró reducir la repitencia de los niños/as de primer año en un 95% (50 niños/as repitieron primer año en 2004, y en 2005 lo hicieron sólo 5). Desde 2006 realizamos talleres de “juego en aula” en primer ciclo de dos escuelas, con alto impacto en la construcción de la alfabetización y el cálculo de los niños/as y en la evaluación docente, reduciendo la repitencia. Grado acelerador instalado. En una escuela, durante 2005 se recortó como problema el elevado número de alumnos/as “con sobre-edad”. A partir de ello, en 2006 se abrió un “grado acelerador” como proyecto articulado entre la escuela y El Arca. Asistieron 11 niños/as de primer ciclo. Todos ellos (menos uno) fueron promovidos exitosamente. Se trabajó junto a la escuela y a la inspectora pedagógica del distrito para que el grado acelerador fuera asumido por el Estado. Desde 2007 es parte de la oferta académica oficial. Creación de espacios participativos para los chicos y chicas. Al comenzar el proyecto, el diagnóstico arrojaba una escasa oferta de espacios educativos extra-escolares gratuitos y de calidad para los niños/as (artes, deportes, juego, etc.). A partir de 2005, articulamos con las instituciones la apertura de “Espacios participativos”. Hoy son 14 estos espacios, alojados en 9 instituciones diferentes. Funcionan de manera sostenida, ofreciendo una propuesta educativa de calidad. Mejora de la oferta educativa de las escuelas. - Durante 2004, con los docentes de primer ciclo de una escuela armamos una biblioteca ambulante que permitió a 120 niños/as participar de un proyecto de lectura de cuentos semanal en sus salones. - Desde 2005, se armaron juegotecas en las escuelas, que continúan en uso hasta la actualidad. - Durante 2006 y 2007, unos 750 niños/as de primer ciclo de las escuelas Nº 62 y 69 tuvieron talleres en aula de música, cine, artes plásticas y juego. Durante 2008, estos talleres continúan en primer ciclo de la escuela Nº 62 (para aproximadamente 360 chicos/as). - En 2004 inauguramos una sala de informática en la escuela Nº 62. 360 chicos/as la utilizan semanalmente. - Desde 2004 hasta la actualidad, se contribuye y acompañan proyectos pedagógicos transformadores presentados por las escuelas (salidas, bibliotecas, campamentos…) según nuestras posibilidades. Generación de instancias de participación al interior de las escuelas. Entendemos que la participación mejora la posibilidad de los chicos y chicas de estar incluidos. - En 2006, se realizó una consulta a unos 750 niños/as de primer ciclo de dos escuelas sobre el eje de inclusión del “Debate sobre la Ley Educativa Nacional”. - Se está realizando un proceso de asambleas áulicas con 680 alumnos/as, 24 docentes y el equipo directivo de una escuela. - En Julio de 2008 se realizó en otra escuela una consulta a niños/as sobre el tema de convivencia. Mejora en la oferta pedagógica de Nivel Inicial en los Centros Comunitarios. El Arca acompaña el proceso de capacitación pedagógica de las madres educadoras de seis centros comunitarios, especialmente en alfabetización. Desde 2005 hasta la actualidad se realizaron más de 700 horas de capacitación, de las que participaron cerca de 80 educadoras. Durante el año 2006 cuatro centros comunitarios realizaron un seguimiento del proceso escolar de sus egresados de 2005. De un total de 65 chicos /as solo 1 repitió.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

Consideración de los niños/as como sujetos de derechos. Proyecto centrado en el ejercicio de la ciudadanía, con énfasis en el derecho a la participación de los niños y niñas. Trabajo desde la corresponsabilidad y la construcción colectiva de pensamiento, siempre asociándonos con otros. Importancia de la escucha de los diferentes actores. Flexibilidad para adaptarse, probar, evaluar y modificar las prácticas en función de las necesidades y problemas que se van planteando en relación a los derechos, en clave de proceso.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

Imaginario social que no considera al niño/a como sujeto de derechos (naturalización de situaciones de “deserción escolar”, estigmatización de niños/as y sus familias, etc.) Se resuelve o intenta resolver Problematizando las situaciones y supuestos, comenzando por los propios, Tomando casos testigo que nos permitan visibilizar y problematizar lo que está naturalizado, Sumando a actores “demandantes” a incluirse en la construcción de acciones de intervención sobre las problemáticas que plantean. Situación de pobreza estructural. Se asiste si es necesario, al mismo tiempo en que se articulan estrategias que apunten a soluciones estructurales, tanto con individuos como con instituciones. Se pone énfasis en asociarnos con los sujetos con sus derechos vulnerados y con distintas instituciones para exigir a las instancias gubernamentales correspondientes según el caso la garantía de los derechos. Diferencia de lógicas con el sistema educativo y el dispositivo escolar. La lógica del sistema educativo es piramidal y burocrática. La lógica del dispositivo escolar es disciplinar. La lógica de nuestro proyecto es participativa. Intentamos enfrentar este desafío mediante una constante “negociación de lógicas” con los diferentes actores y la implementación de actividades sostenidas al interior de las escuelas.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

En 2003 se inicia el proyecto con cinco centros comunitarios, con el objetivo de fortalecer a las instituciones y mejorar sus prácticas pedagógicas. En 2004 se suman un centro y dos escuelas. Trabajamos en capacitación en servicio y en fortalecimiento institucional. 2005 – 2007: Se formula como objetivo “Mejorar la inclusión educativa de 2600 niños y niñas de la región 2 de Cuartel V”. Se suman un grupo de jóvenes, un centro cultural y una escuela más al proyecto. Se realiza un diagnóstico de las causas del ausentismo en los centros. Se comienza la apertura de talleres. Se promueve la creación de una “Red por el derecho a la infancia” de la que participan varias instituciones del barrio. En 2007 se evalúa que la mejora en la inclusión educativa es un objetivo cumplido con creces en los centros comunitarios, y en la medida de nuestras posibilidades con las escuelas. 2008: Se avanza en la conceptualización del proyecto en el marco del ejercicio de la ciudadanía, con sus diferentes dimensiones. Se formula como objetivo: “Promover el ejercicio de la ciudadanía…” Etapas propuestas para el período 2008-2010 (entendemos por “etapas” una progresión en estas metas): Instalación progresiva en centros y escuelas de dispositivos de participación de los niños y niñas. Afianzamiento de los grupos de chicos y chicas que concurren a los espacios participativos. Apertura e “institucionalización” progresiva de los Foros de niños y niñas. Afianzamiento de los espacios colectivos en los que los adultos de las diferentes instituciones reflexionamos y proponemos medidas de acción relacionadas con los derechos de los niños y niñas de Cuartel V.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

La mayoría del proyecto (honorarios del equipo y los talleristas, materiales, honorarios de artistas contratados para eventos, supervisiones) se financia mediante un sistema de apadrinamiento convenido con las fundaciones “Comparte” (España) y “Apadrinar” (Argentina). Las instituciones educativas a las que asisten los niños y niñas y en las que se realizan las actividades de talleres y reuniones proveen el espacio físico y su mantenimiento; y generalmente les ofrecen un refrigerio. Otras fundaciones y / o instituciones nacionales colaboran con acciones puntuales dentro del proyecto, mediante la financiación de alguna actividad de un grupo de niños y niñas, o la donación de materiales o infraestructura para mejorar el proyecto. Estos últimos años hemos recibido esta clase de apoyos especialmente de las Fundaciones ARCOR e IRSA, y del Instituto de enseñanza privada “Amapola”. Muchos de los comerciantes a quienes compramos materiales nos hacen descuentos sobre los precios. También solemos recibir donaciones de instituciones o personas particulares (juguetes, computadoras usadas, materiales de oficina...). Recibimos también voluntarios y / o practicantes argentinos o extranjeros, que se suman a nuestro trabajo por un período determinado, siempre en actividades relacionadas con su área de conocimientos.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
Salidas que permitan que los grupos de niños y niñas puedan asistir a diferentes actividades fuera de Cuartel V y también ir a mostrar las propias. Se trata de una actividad altamente beneficiosa para ellos, que en muchos casos no han salido nunca de su barrio. La posibilidad de realizar salidas, además de ser beneficiosa para el proceso de cohesión grupal y la apropiación de la tarea del taller, permite a los niños y niñas ampliar sus horizontes, ver y ser parte de un mundo más amplio que el barrio y la cotidianeidad de la pobreza. Difusión de las experiencias, opiniones y prácticas de los niños y niñas que participan del proyecto. El premio prevé la difusión de la experiencia del proyecto. Para nosotros es importante poder difundir también, entre los mismos niños y niñas del barrio o para otros actores, la difusión de sus opiniones y producciones. Esta actividad nos resulta difícil de realizar por falta de tiempo físico y recursos materiales. El dinero del premio nos sería de utilidad para contar con recurso humano para diseño de material de difusión y los gastos de impresión.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo