Añatuya a la universidad

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Santiago del Estero - Añatuya - Añatuya

Nombre de la Organización: Fundación Grupo San Felipe - para la Educación (Inscripción IGJ N° 0000049 - 08/02/07)
Teléfono: (011)-4328 2391
E-mail: info@gruposanfelipe.org.ar
Localidad: Cdad. de Buenos Aires
Provincia: Buenos Aires
Página Web: www.gruposanfelipe.org.ar

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios
Personal voluntario abocado a la tarea: 45

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

El Programa de Becas de la Fundación Grupo San Felipe sostiene los estudios terciarios y universitarios de jóvenes provenientes de familias de bajos recursos de Añatuya, Santiago del Estero. Ellos fueron excelentes alumnos en el secundario y demostraron gran capacidad e interés por seguir estudiando. La Fundación les brinda la ayuda humana y material que necesitan para llevar adelante sus estudios y crecer personal y profesionalmente. También promueve su inserción laboral, facilitando el acceso a prácticas profesionales durante la carrera. Las becas cubren el 100% de los gastos de vida y educación: alojamiento, cuotas, material de estudio, seguro médico, viáticos, comida, pasajes para visitar a sus familias, clases de apoyo, esparcimiento, tutorías, etc. Tan crucial como el apoyo económico es la ayuda humana. Cada becario tiene un tutor que lo acompaña en la transición a la universidad –que implica mudarse a la capital de la provincia– y en la perseverancia en los estudios. El programa comenzó en 2005 con dos becarios. Hoy son cinco y están entre primero y tercer año de las carreras de agronomía, maestro especial, técnico en viveros y plantaciones industriales y técnico contador impositivista. Las becas se renuevan anualmente si han cumplido con los requisitos académicos, de conducta y comunicación. Los becarios asumen el compromiso de, en el futuro, colaborar con la educación de otro chico de su comunidad. Los beneficiarios de las becas son seleccionados entre los participantes del Programa de Formación y Orientación de Jóvenes (FOJ). Consiste en talleres bimestrales de formación humana, capacitación en habilidades de estudio y estimulación del pensamiento abstracto. Se realizan desde 2005 en Añatuya y están coordinados por especialistas en educación, psicólogos y psicopedagogos. Actualmente asisten 90 chicos de los últimos dos años y reciben formación sobre temas que ellos mismos piden: la familia, la amistad, violencia familiar, adicciones, el valor de la vida, etc. Además, los chicos que se recibirán ese año tienen, como parte de la orientación vocacional, entrevistas personales, evaluaciones psicopedagógicas y trabajos grupales. Todos aquellos que demuestren la capacidad, la necesidad y el interés por seguir estudiando son invitados a formar parte del Programa de Becas.

Problema que intentan resolver: Acceso a la educación

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

Según datos del Censo 2001, el 18,5% de los añatuyenses de 15 años o más termina el secundario y apenas el 6% llega a completar estudios universitarios o terciarios (el 32% de los que logran finalizar la secundaria). En números absolutos: en 2001, 775 de los casi 13.000 añatuyenses tenían un título más que el del secundario. Según el mismo censo, apenas el 34% de la población mayor a 14 años tiene un empleo formal. Este es el grado de exclusión educativa del grupo al que intentamos favorecer. Nuestros becarios tienen entre 18 y 22 años. Lograron finalizar la secundaria en alguna de las cuatro escuelas de la ciudad de Añatuya (Colegio San Alfonso, Escuela Sagrada Familia, Escuela Normal Florentino Ameghino y Escuela Técnica N° 4). La mayoría proviene de pequeñas localidades del monte santiagueño. Frecuentemente son los únicos de su familia que estudian, ya que los padres tienen que elegir uno de sus hijos para que vaya a la escuela. La mayoría de sus padres son cosechadores golondrina. Algunos viven del cultivo de un pequeño pedazo de tierra que poseen. Muchos viven en casas de adobe. Son chicos de un nivel cognitivo muy bajo. Frecuentemente llegan a séptimo grado sin saber leer. Nuestros psicopedagogos observan que al terminar el secundario tienen un nivel comparable al de un chico de séptimo grado en Buenos Aires en cuanto a razonamiento abstracto, comprensión lectora y habilidades de estudio. Les cuesta proyectar e hipotetizar. En este entorno desfavorable se rescatan historias de perseverancia y solidaridad: chicos que superan innumerables obstáculos desde muy pequeños para poder estudiar; que estudian y trabajan desde los 10 años; que se ofrecen como voluntarios para ayudar a otros más desfavorecidos. Estas son las historias de nuestros becarios.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

Los cinco chicos están bien adaptados a la vida urbana y universitaria y avanzan con buenos resultados en los estudios. Tienen proyectos para el futuro. En todos los casos, se imaginan trabajando y ayudando económicamente a sus familias. - Marcial: Está en 3er año de Ingeniería Agronómica en la Universidad Nacional de Santiago el Estero. Creció en confianza y mejoró sus métodos de estudio. Hizo una pasantía de verano en El Tejar y participó en reuniones CREA.. En Añatuya es considerado un ejemplo por los jóvenes. - Analía: Está en 3er año de Educación Especial en la Escuela Centenario. Está muy entusiasmada con su carrera. Aprendió lenguaje de señas e hizo un curso de computación. - Nora: En 2007 había empezado Contador Público pero encontró dificultades y cambió de carrera. Ahora cursa 1er año de Técnico Contable Impositivo en el Instituto Católico de Estudios Superiores, con buenos resultados. Es la primera en muchas generaciones de su familia que puede estudiar. - Soledad: Cursa 1er año de Técnico Contable Impositivo. En el primer cuatrimestre promocionó dos materias y se sacó 10 en 3 parciales. Es la mayor de seis hermanos. Su madre, de 33 años, tiene séptimo grado completo. Su padre, que nunca fue a la escuela, hace changas en un almacén y como pago recibe comida. - Susana: Está en 1er año de Tecnicatura en vivero y plantaciones forestales en la Universidad Nacional de Santiago el Estero. Aprobó el ingreso con promedio 9,33. Promocionó dos materias. En el futuro quiere enseñar a otros como a ella le han enseñado, y transmitir a los demás el gusto por el conocimiento. Según testimonios de Pilar Vilaplana, directora de la Escuela Sagrada Familia de Añatuya, desde que se lanzó este programa de becas, los chicos del secundario cambiaron su visión respecto del futuro: ven que no están necesariamente determinados a la pobreza, comienzan a plantearse el estudio como una posibilidad y se esfuerzan positivamente por lograrlo.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

1.Origen de los becarios: por sus orígenes de extrema pobreza es necesario acompañarlos con gran sensibilidad y paciencia en su transición a la nueva etapa. Cuestiones como la administración del dinero, la exposición a la tecnología, el uso de los medios de transporte, etc. se suman a la adaptación normal de cualquier joven a la vida universitaria. 2.Uso de los recursos: el 95% de los fondos recaudados se destina directamente a los programas. Sólo hay un 5% de gastos administrativos (gastos bancarios, asesoría contable). 3.Trabajo voluntario y estructura organizacional: el programa se lleva adelante íntegramente con trabajo ad honorem de jóvenes profesionales, de entre 25 y 35 años. La fundación está organizada eficientemente, con comisión directiva y 8 comisiones de trabajo (tutorías, psicopedagogía, formación, voluntariado, logística, comunicación, desarrollo de fondos y administración). Cada una tiene su planificación y procesos y así realiza un aporte efectivo y profesional a los programas.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

1.Falta de candidatos: por falta de capacidad para encarar un estudio superior. Pusimos en marcha programas complementarios destinados a mejorar la calidad educativa en el polimodal, trabajar el razonamiento abstracto, renovar el interés por el estudio, etc. 2.Cancelación de becas: desde el inicio del programa hemos tenido que cancelar la beca de cuatro chicos, que no cumplieron con los requisitos formales de la beca. Fue un desafío para la organización aceptar esta situación de aparente fracaso. La experiencia sirvió para la selección de nuevos becarios. También comprobamos que el tiempo como becarios fue positivo y enriquecedor para los chicos. 3.Problemas familiares de los becarios: aunque las becas significan un progreso para los chicos, sus familias siguen viviendo difíciles situaciones de pobreza, adicciones, violencia, etc. Esto genera en los becarios un estado anímico que perjudica sus estudios. En una oportunidad, una becaria tuvo grandes problemas familiares en su primer año y no alcanzó los resultados necesarios para mantener la beca. Decidimos renovársela de todas maneras y darle una nueva oportunidad de progresar.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

Proceso de selección de nuevos becarios: Marzo a septiembre: orientación vocacional y evaluación psicopedagógica de todos los alumnos de 3er año del polimodal que participan del programa de FOJ | Octubre: selección de becarios. Comunicación a los chicos y sus familias | Noviembre: viaje de los candidatos a Capital Federal, como cierra de la orientación vocacional y bienvenida al programa | Noviembre y diciembre: inscripción en la universidad. Autorización de los padres. Clases de apoyo en materias de ingreso (si es necesario) | Enero: descanso con sus familias | Febrero: mudanza a Santiago del Estero capital. Preparación para el curso de ingreso | Marzo: comienzo del curso de ingreso o primer año. Becarios con estudios en curso: Deben cumplir con los siguientes procesos: comunicación semanal con tutores, reporte mensual de gastos y calificaciones a sus tutores, participación en el encuentro de becarios en Cap. Fed. l y en dos encuentros FOJ

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

Recursos humanos: •Nuestros 45 voluntarios dedican un promedio de 6 horas por semana a la Fundación. •Los voluntarios dedicados directamente al Programa de Becas en Añatuya son: oTutores: uno por becario y un coordinador de tutores. Se comunican semanalmente con sus tutorados, preparan informes mensuales, viajan alternadamente a Santiago del Estero. Dedicación estimada anual total: 720 horas oPsicólogos y psicopedagogos: para la selección de candidatos. Sus principales tareas son: toma de entrevistas y evaluaciones, análisis e interpretación de resultados y selección de candidatos: Dedicación estimada anual total: 230 horas. •El resto de los voluntarios realiza tareas de soporte para el programa: administración de recursos de los becarios, desarrollo de fondos, logística, etc. Recursos económicos: Las becas cuestan en promedio $720 por mes: 250 de residencia universitaria, 140 de comida, 90 de gastos personales (viáticos, fotocopias, ropa, etc), 80 de obra social, 65 de universidad, 50 de gastos de tutoría, 33 de pasajes para visitar a sus familias y 12 de gastos bancarios. El total de gastos para el primer semestre de 2008 fue de $25.970. En el primer semestre de 2008, el Programa FOJ (orientación vocacional y selección) gastó $8.650: 6.230 de pasajes, 1.500 de comidas, 380 de librería, 300 de alojamiento y 240 de asesoramiento. Nuestros ingresos provienen de donaciones. En el primer semestre de 2008 recibimos un total de $44.000, de 116 donantes individuales y 4 corporativos. El 62% son ingresos fijos mensuales y el resto fueron aportes extraordinarios. Con estos ingresos también solventamos el Programa de Becas de Capital Federal. Actualmente los ingresos mensuales cubren el 90% de los gastos.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
Fortaleceríamos el Programa de Becas mediante estas dos acciones: 1. Laboratorio de informática – 18.000 pesos: en 2009 planeamos instalar un laboratorio de informática en Añatuya. Aplicación al programa de becas: por un lado, podríamos utilizarlo para computarizar algunas de las evaluaciones psicopedagógicas (como el CIP, Cuestionario de Intereses Profesionales). Por otro lado, ayudaría a que futuros becarios tengan una mayor educación digital. 2. Inserción laboral – 7.000 pesos: en 2010 esperamos tener nuestros primeros graduados. Para ello crearemos una comisión de inserción laboral. El dinero podría ser utilizado para: obtener asesoramiento profesional para armar el proceso de inserción; costear cursos y actividades complementarias que diferencien a nuestros becarios en el mercado laboral; y otros gastos.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo