Mejorar la calidad educativa de la población de la Lechería

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Ciudad Autónoma de Bs As - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Paternal

Nombre de la Organización: Asociación para el Fortalecimiento Comunitario – AFOC. IGJ Res. Nº688/07
Teléfono: 011-4902-4045
E-mail: contacto@afoc.org.ar
Localidad: Capital Federal
Provincia: Buenos Aires
Página Web: www.afoc.org.ar

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios
Personal voluntario abocado a la tarea: 18

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

Consideramos que el aprendizaje, más allá de los contenidos que deben trabajar todos los niños, consiste en que puedan aprender que son capaces. Eso es lo más difícil de trabajar y en lo que más ponemos nuestro esfuerzo”. (Docente de la Escuelita) La práctica educativa en La Escuelita está condicionada por las características del campo en el cual está inmersa. Esta particularidad es tomada por los docentes del espacio y aprovechada para construir una identidad determinada y fomentar la construcción de sujetos que se valoren, se entiendan capaces de transformarse y transformar, y por sobre todas las cosas que no “queden fuera” para poder ser parte de esa transformación. Cuando hablamos de exclusión nos estamos refiriendo a un estado: estar por fuera del orden social. La idea de expulsión social, en cambio, refiere la relación entre ese estado de exclusión y lo que lo hizo posible. La expulsión social, entonces, más que denominar un estado cristalizado por fuera, nombra un modo de constitución de lo social. El nuevo orden mundial necesita de los integrados y de los expulsados. Éstos ya no serían una disfunción de la globalización, una falla, sino un modo constitutivo de lo social. La expulsión social produce un desexistente, un “desaparecidos” de los escenarios públicos y de intercambio. A estos sujetos se lo denomina de “nuda vida”, porque han entrado en el universo de la indiferencia, porque transitan por una sociedad que pareciera no esperar nada de ellos”. En este sentido desde AFOC trabajamos con los niños demostrándoles y haciéndoles palpable que sí se espera algo de ellos, que sí se los tiene en cuenta, que sí valen, que tienen derecho a sentirse y estar integrados para no ser sujetos de “nuda vida”. Teniendo en cuenta la realidad social y económica de los niños y las familias del asentamiento, es necesario que los niños tengan un espacio que por un lado, los ayude en su desempeño escolar, ampliando y resignificando sus conocimientos, trabajando sobre la concientización de las posibilidades que poseen de aprender y de transmitir sus propios saberes- aspecto que consideramos fundamental para su desempeño escolar puesto que su bajo autoestima determina la falta total de autonomía en la realización de sus tareas-. Y que por otro lado, sea un espacio de contención y acompañamiento tanto para los niños como para las familias, en donde –en el marco de un espacio de respeto y con pautas de comportamiento claras- se construyan lazos solidarios y soluciones colectivas. En consecuencia, desde el Centro Comunitario La Escuelita proponemos las siguientes actividades educativas: plástica para niños de entre 2 a 11 años, apoyo escolar primario, computación para niños de entre 10 y 18 años. Cada una de estas propuestas tiene, a su vez, sus propios objetivos que orientan la práctica educativa y permiten mantener consecuentemente el objetivo general. Apoyo Escolar El objetivo de Apoyo escolar es acompañar a los niños del asentamiento en un su proceso educativo con una propuesta que tiene en cuenta las especificidades de su contexto, buscando favorecer el desarrollo cognoscitivo y el desempeño escolar así como también las relaciones de convivencia, respeto y ayuda mutua en cada uno de los niños. Apoyo escolar es un espacio que funciona durante todo el año lectivo, dos veces a la semana. Comenzamos los encuentros merendando y luego trabajamos en la tarea y/o actividades que fortalezcan los contenidos escolares. Las actividades están coordinadas por maestras de nivel primario que actualmente trabajan en distintas escuelas públicas. A su vez participan jóvenes voluntarios, entre ellos estudiantes secundarios de la Comisión de Acción Social del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires y voluntarios internacionales que desean conocer la realidad social del país y que al relacionarse con los niños generan un intercambio cultural que siempre es muy valioso. La relación con las instituciones educativas oficiales es un aspecto primordial de nuestra tarea y en ese sentido formamos parte de la Red de Apoyo a la Escolaridad del programa ZAP, dependiente del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Esto nos permite trabajar con maestros del Distrito Escolar 14 las problemáticas más comunes de los niños del asentamiento favoreciendo, de esta manera el vínculo entre ellos y el conocimiento. Pertenecemos además a la Red de Apoyo Escolar y Educación Complementaria, asociación civil por la cual nos vinculamos con centros que trabajaban con la educación no formal. http://www.rae.org.ar/ Taller de plástica El taller de plástica y recreación se crea como un espacio educativo donde los chicos puedan expresarse y divertirse, así como también aprender. Viendo necesaria la estimulación artística para el desarrollo de la capacidad creativa de los chicos, tanto a nivel individual como colectivo, se piensan para cada sábado distintas actividades que permitan tratar diversos temas. Mediante la forma de trabajo y los temas abordados, se genera un espacio de expresión que este conectado con su cotidianeidad y la problematice. Para eso, se fomenta el trabajo grupal y el respeto a las producciones propias y de sus compañeros. Mientras se trabajan temas como el barrio y la vivienda, y valores como la solidaridad y la autoestima se pretende crear un saber compartido, aprender entre todos, y construir una identidad propia de los chicos. El taller cuenta con la participación de una maestra de plástica recibida en la Escuela Técnica Nº 6 Fernando Fader. Actualmente esta conformado por alrededor de 15 voluntarios, estudiantes tanto secundarios como universitarios. Taller de computación Frente a la crisis laboral que afecta a la comunidad del asentamiento y la situación particular de los jóvenes y de las mujeres - con pocas posibilidades de emprender un proyecto de trabajo calificado estrechamente vinculado a su situación de obligada permanencia en el hogar-, se crea “el taller de computación”, como una posibilidad de comenzar un espacio de formación profesional en donde se brinden herramientas básicas de PC que les permita reintegrarse al sistema laboral. A partir de donaciones de vecinos solidarios de villa del parque y con la ayuda de la fundación SES que gratuitamente arregló las máquinas para que estén óptimas en su funcionamiento, se armó un precario taller de computación, que hoy cuenta con seis computadoras (solamente una con el programa Windows XP) y una impresora vieja. Superando los objetivos que nos habíamos planteado, el taller de computación no sólo fue un espacio de formación en computación, sino que además comenzó a ser un espacio de reunión en donde quienes participaban de él comenzaron a fortalecer sus vínculos ya que se ubicaron nuevamente como estudiantes, se acompañaron en el proceso de aprendizaje y en conjunto comenzaron a soñar, primero en rendir exámenes para obtener certificaciones de computación, y luego, en pensar retomar los estudios y formarse profesionalmente. Por lo tanto, el taller de computación además de ser un espacio de formación en las nuevas tecnologías de comunicación y de desarrollo intelectual; reforzó la autoestima de los integrantes del grupo, en el marco de un sólido grupo de trabajo, y sirvió como ejemplo de que podían volver a ser estudiantes, que podían seguir aprendiendo y, en consecuencia, que podían terminar los estudios primarios y secundarios. Como resultado de un intenso año de trabajo, aún con las dificultades de no contar con máquinas suficientes y no poder garantizar una mayor oferta horaria para las capacitaciones (cabe destacar que los capacitadores del taller lo hicieron de manera voluntaria), los alumnos que comenzaron el año anterior sin haber usado nunca una computadora y que con esfuerzo y dedicación se comprometieron a la propuesta , hoy tienen un certificado, otorgado por la Fundación SES, que reconoce que saben manejar el programa Word. En septiembre de 2007, en un convenio con la Fundación Compañía Social Equidad, recibimos la donación de 10 computadoras para uso social y educativo. La misma permitió la ampliación del espacio, abriéndose un nuevo grupo de jóvenes.

Problema que intentan resolver: Mejora de la calidad educativa

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

La Lechería es un asentamiento en el barrio de Paternal (Caracas y las vías del Ferrocarril San Martín). La antigua fábrica de la “Cooperativa de Lecheros Unidos” quebró a mediados de los años ‘70 y se fue ocupando como vivienda por gente proveniente del interior del país. Actualmente viven aproximadamente 240 familias y en los últimos años se han incorporados al territorio nuevas familias en precarias casillas que se extienden al costado de la vía hasta la estación de Chacarita del ferrocarril San Martín. El trabajo de AFOC lleva ya casi seis años. El objetivo primario del proyecto es trabajar desde la comunidad para modificar las pésimas condiciones de vida de los vecinos de La Lechería, promoviendo la creación colectiva, el trabajo grupal y fortaleciendo los lazos sociales. Desde esa perspectiva, comienzan las actividades de “La Escuelita”, el centro comunitario donde se realizan todas las actividades. A través de las diferentes actividades propuestas desde el grupo hacia la comunidad, se intenta hacer frente a la negación de los derechos más básicos, como el acceso a la vivienda, la falta de agua potable e instalaciones cloacales, la desnutrición infantil, deserción escolar, desempleo. A lo largo de nuestra experiencia hemos detectado que el núcleo duro de la problemática educativa de los niños se relaciona con los conflictos identitarios generados por las condiciones socio-económica de sus familias. La discriminación implícita e explícita por parte de sus compañeros y del conjunto del barrio tiene por resultado la imposibilidad de desarrollar una identidad plena que apuntale sus deseos de mejora. Es por esto que cualquier trabajo serio que tome al desarrollo integral de los educandos en un contexto de marginación como el referido debe trabajar sobre las representaciones imaginarias que los niños tienen de si mismos y de su entorno, esto es, del lugar en el que viven, de su circunstancia de ocupantes ilegales, y, en muchos casos, de su situación de trabajadores prematuros. Estamos hablando de una población inmersa en un alto grado de marginación social. Familias acostumbradas a la sistemática negación de su acceso a los derechos más básicos, como ser: el acceso a la vivienda digna, la falta de agua potable e instalaciones cloacales, la desnutrición infantil, el acceso a la atención primaria de la salud, fracaso y deserción escolar, desempleo. A si mismo, al centro comunitario concurren, alrededor de 45 niños de entre 3 y 12 años, cantidad totalmente condicionada por el número de maestros y recursos con que cuenta el espacio haciéndose imprescindible éste límite para garantizar un trabajo eficaz con los habitantes del lugar.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

Los principales logros que se pueden observar, producto de esta experiencia, son sin duda un crecimiento importante de la autoestima de los niños, directamente relacionada con un aumento en la capacidad de confiar en que el conocimiento les pertenece. Acciones que han permitido esto son por ejemplo el trabajo en conjunto con la Esc. 24 del D.E 14, especialmente con 4to grado, donde los chicos han realizado trabajos en La Escuelita para luego mostrarlos a todo el grado; o las exposiciones de arte que se desarrollan en el centro comunitario anualmente por los chicos de plástica y a la que concurren los vecinos del asentamiento; las salidas a las plazas del barrio para mostrar a los vecinos sus producciones; la salida de la Murga del barrio “Los comodines de La Paternal” acompañada por una muestra itinerante de sus trabajos artísticos. También hemos realizados salidas al teatro, específicamente la obra “Derechos torcido” de Hugo Midón y hemos salido de campamento en 2006 con los chicos que estaban terminando la primaria. Otras actividades que se enmarca dentro de este trabajo son sin duda los festivales del día del niño donde los “profes” han diseñado una serie de juegos y donde se han compartido momentos gratos. Todas estas acciones, acompañadas por un trabajo sistemático y cotidiano dentro de cada espacio de trabajo concreto, como ser apoyo escolar y/o plástica, permiten avanzar en un proceso paulatino, donde sin duda se van tejiendo lazos más firmes de confianza en sí mismos y en otros. Dentro del aspecto cuantitativo de los logros que se han obtenido podemos nombrar a los estudiantes adultos que se han capacitado en el taller de computación y han aprobado un examen de World positivamente recibiendo sus diplomas a comienzos del presente año. Así mismo, se observan mejoras en el desempeño escolar de los alumnos que asisten al apoyo fruto del trabajo conjunto que realiza AFOC con las escuelas a la que asisten.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

Un aspecto diferencial de nuestra práctica educativa es haber construido un proyecto educativo desde lo local, fortaleciendo el vínculo con los niños y las familias del asentamiento, en articulación con distintas instituciones educativas, tanto en el ámbito público como en el privado. En lo local nuestra práctica educativa (que incluye no solamente lo meramente escolar sino además otras prácticas artísticas y de formación profesional) está plenamente inserta en la comunidad. Esta característica es esencial en el proyecto puesto que nuestra experiencia y nuestro trabajo en La Lechería permite que abordemos la problemática educativa con un conocimiento real de la situación en la que viven los chicos y las familias y de las problemáticas cotidianas que impiden un mejor desempeño en lo educativo. Por otro lado, la articulación con otras instituciones nos permiten pensar estrategias en conjunto para la comunidad. Otro aspecto diferencial de nuestro trabajo es que el proyecto está coordinado y llevado a cabo desde hace más de seis años por jóvenes, de entre 20 y 30 años, que participan de manera voluntaria.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

Hay muchos aspectos que dificultan el trabajo en el centro comunitario. Podríamos clasificarlos en dos grandes grupos: -Aspectos referentes a la realidad social. -Aspectos relacionados con la falta de recursos materiales y humanos. En el primer grupo incluimos aspectos generales como ser situaciones de violencia familiar, de drogadicción, de trabajo infantil que nos exceden pero repercuten directamente en el trabajo diario. Chicos que deben abandonar las actividades para ir a trabajar, o chicos con los que el trabajo se hace, en algunas oportunidades, muy difícil por la cantidad de problemas que los están afectando y que impiden su normal desempeño. Las problemáticas recientemente citadas irrumpen día a día en los talleres. Resolverlas es muy difícil ya que sabemos que no depende sólo de nosotros. Sin embargo tenemos diferentes estrategias para que esas problemáticas, que existen y nos exceden, puedan ser parcialmente “dejadas de lado” a la hora de trabajar en el centro. Para hacerlo nos nutrimos de nuestra experiencia, sin embargo, un asesoramiento psicológico sería muy importante para mejorar cualitativamente nuestro trabajo. En diferentes ocasiones hemos consultado con una profesional de esa área que se dispuso a ayudarnos, pero sus posibilidades de acción son mínimas por no poder realizar un trabajo sostenido con los chicos. Una forma de solucionarlo sería que esta persona pueda dedicarse plenamente al trabajo con los niños de La Lechería. Este punto está directamente relacionado con el segundo grupo de obstáculos mencionados al comienzo: la falta de recursos materiales y humanos. Todas las personas que llevamos adelante las actividades somos voluntarias. No recibimos remuneración alguna por las acciones realizadas y este es el problema principal que encuentra la práctica. Los docentes del centro comunitario no podemos dedicarnos plenamente a la planificación y puesta en marcha de los talleres por una incapacidad horaria determinada por las necesidades laborales de cada uno. Así mismo, entendemos que algunas actividades, como apoyo escolar serían mucho más eficientes si se realizaran todos los días de la semana. Solucionar estos problemas es complejo. En general, pedimos la incorporación de voluntarios que puedan acercarse. Para ese fin nos contactamos con la Comisión de Acción Social del Colegio Nacional Buenos Aires, nos postulamos en la página www.idealist.org , y estamos constantemente articulando con instituciones que deseen participar en prácticas de educación en contextos marginales. Sin embargo, este obstáculo está lejos de superarse, ya que entendemos que no sólo es importante el aspecto cuantitativo del tiempo sino también lo referido a lo cualitativo. Para mejorar ambos aspectos los docentes a cargo necesitamos que nuestro trabajo sea remunerado. El último obstáculo mencionado es la falta de recursos materiales. El centro comunitario necesita estar en condiciones para trabajar, y esto implica estufas, ventiladores, armarios, pizarrón, computadoras. Además, cada actividad particular necesita sus propios materiales: hojas, tizas, témperas, lápices, etc. Éste es quizá el problema más evidente y a la vez el que más fácilmente solucionamos a través de donaciones. El centro comunitario está construido con ladrillos que un corralón vecino nos donó, los bancos los construyeron los vecinos del barrio, Cáritas suele hacer campañas con las que nos aporta lo útiles escolares. La solidaridad de la gente permite que estos obstáculos se superen sin mayor dificultad.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

El proyecto de AFOC es amplio en cuanto a las áreas de trabajo. En el presente proyecto focalizamos la atención en exponer las áreas educativas ya que se enmarcan en lo solicitado. Primer año de trabajo 2002 Nos acercamos al asentamiento. Nos conocimos con algunas familias. Comenzamos a ayudar en la necesidad más urgente: apoyo escolar. Las clases las dábamos en la casa de una vecina que solidariamente abría sus puertas a los niños de la Lechería. A su vez, realizábamos actividades recreativas para niños todos los sábados desde las 10hs hasta el atardecer. Segundo año de trabajo 2003 El espacio de recreación se transforma en el Taller de plástica para niños que empiezan a acudir a La Escuelita para expresarse. Apoyo escolar comienza a funcionar dos veces por semana semanalmente. Tercer año de trabajo 2004 Entre fines de 2003 y principios de 2004 se lleva a cabo la construcción del Centro Comunitario La Escuelita. La construcción surge como respuesta a la necesidad e un espacio propio donde llevar las actividades educativas y a su vez colocar un botiquín comunitario, ya que al accidentarse alguien no existía espacio común donde auxiliarlo. A fines de éste año se amplía La Escuelita. Al igual que en la primer construcción se recurre a los corralones del barrio pidiendo materiales para la ampliación. La ampliación la realizan los vecinos del asentamiento, quienes en su mayoría trabajan en el sector de la construcción. Cuarto año de trabajo 2005 Se comienza a realizar un espacio de alfabetización para adultos. Al espacio concurren cuatro personas que comienzan a poder leer y escribir. La actividad dura alrededor 10 meses, por diversas razones, todas ellas relacionadas con necesidad económicas, los estudiantes dejan de acudir al taller. Quinto año de trabajo 2006 El espacio de plástica comienza a asumir una forma de trabajo más organizada. Se elaboran planillas de evaluación de la actividad que comienzan a registrar lo desarrollado y los avances del taller. Se empieza a trabajar sobre temáticas relacionadas con las condiciones de vida y el contexto particular en que se inscribe la práctica. Estas temáticas son una excusa para que los niños se expresen. En marzo de éste año nos incorporamos a la RAE. A fines de año obtenemos los beneficios del Programa Aprender enseñando por medio de la ONG anteriormente citada. Sexto año de trabajo 2007 Apoyo escolar comienza a organizarse por ciclos escolares, separando a los niños que tienen tareas similares y que pertenecen a un mismo año o ciclo escolar. Nos sumamos como centro educativo a los centros del programa ZAP del ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Nos propusimos comenzar a tener relación con las escuelas a las que acudían los niños que concurrían a La Escuelita. Se amplía, una vez más el centro comunitario, ya que se necesitaba de un espacio más cómodo para trabajar con los niños y adultos que concurrían. Se crea el taller de computación con adultos y niños. Nos asociamos a la Fundación SES. Séptimo año de trabajo 2008 Los cinco adultos que concurrieron al taller de computación se presentan en la Fundación SES y rinden exámenes de World y lo aprueban, recibiendo un diploma que le permitirá luego a uno de ellos conseguir trabajo en un supermercado al pasar una prueba de computación básica. Comenzamos a entrevistarnos con el distrito N° 14 y con docentes de la Escuela N° 24 del mismo D.E. Para lo que queda del presente año nos proponemos consolidar relación con las escuelas a las que concurren los niños que participan de apoyo escolar y a su vez, consolidar un proyecto pedagógico propio organizado con tutorías.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

ACTIVIDAD HORAS INSTITUCIONALES DOCENTES TAREA APOYO ESCOLAR 6 horas semanales 10 voluntaria PLÁSTICA 2 horas semanales 6 voluntaria COMPUTACIÓN 2 horas semanales 4 voluntaria Población: 250 familias Cantidad de alumnos total: Aproximadamente 45. Cantidad de alumnos en el Taller de Plástica: 20/25 Cantidad de alumnos en Apoyo escolar: 15/20 Cantidad de alumnos en Computación: 10 Nivel socioeconómico del alumnado: Clase baja. A través del programa “Aprender enseñando” recibimos anualmente el monto de $4320, $360 mensualmente que es destinado a los docentes que lo necesiten como viático y para materiales que se necesiten en los espacios. Anualmente recibimos una donación de materiales donada por Caritas, que se utiliza en el taller de plástica.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
El dinero sería de gran utilidad en diversas situaciones: Para solucionar problemas: podríamos afrontar los gastos referidos a los viáticos de las personas que trabajan en el centro. Comprar mobiliario que necesitamos para mejorar la tarea (bibliotecas, estufas, etc.) Para emprender nuevas actividades: tenemos en mente la realización de un taller que aborde la problemática de la identidad desde el soporte audiovisual: Taller Audiovisual “Identidades”. Dicho proyecto resulta irrealizable sin los materiales básicos que no tenemos (cámara de fotos, filmadora). En el mismo sentido, tenemos en mente la realización de un documental que relate nuestra experiencia. Creemos que sería muy útil para poder compartirlo con otros grupos que realizan tareas similares e incluso para nosotros mismos y para las familias del asentamiento. Un documental permite que uno se observe a sí mismo, y en ese sentido pueda reflexionar sobre su práctica.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo