Crece la voz

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Córdoba - Córdoba - Villa El Libertador

Nombre de la Organización: Centro Cultural Villa El Libertador
Teléfono: 0351-4946826
E-mail: ccultural_vlibertador@yahoo.com.ar
Localidad: Córdoba - capital
Provincia: Córdoba
Página Web: no se tiene

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios
Personal voluntario abocado a la tarea: 11

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

El taller “CRECE LA VOZ” es un espacio en el cual se trabaja activamente con los niños para que ellos mismos sean capaces de pensar y producir discursos mediáticos, y de esta manera trabajar en la concreción de uno de sus derechos fundamentales: el derecho a la libre expresión. Una de las premisas que se sostienen en el taller es que todos tienen algo para decir, y es importante también la manera de contarlo, es decir, su dimensión estética. Por este motivo, se trabaja con artistas de las diferentes disciplinas, que nutren y enriquecen los diferentes productos mediáticos para que los chicos tengan contacto con la música, la literatura, el dibujo, la pintura y el teatro, etc. Se considera a la educación en su dimensión popular, siendo una práctica en la cual se reflexiona críticamente sobre las propias experiencias como posibilidad tangible de transformación, y allí su importantísimo aporte a la inclusión social. La propuesta es que el niño reflexione y se perciba como sujeto activo en la construcción de su propia vida.

Problema que intentan resolver: Procesos de educación informal

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

El taller está planteado para trabajar con los niños del Pasaje 17, uno de los más complicados y conocidos en villa el libertador No sólo se trabaja con ellos, sino también con las familias, las cuales prestan el respaldo y el permiso para que los niños participen de la experiencia. Son niños de una zona marginal de la Ciudad, provenientes de familias de escasos recursos económicos.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

El taller de comunicación para niños y jóvenes adolescentes “Crece la Voz”, tiene una de sus raíces en los talleres de comunicación de la Fundación La Luciérnaga , iniciados en 1999 por un grupo de estudiantes de Comunicación Social de la UNC. Estos talleres funcionaron anualmente hasta el año 2007. En todo el período participaron alrededor de cien jóvenes trabajadores de la calle. En el año 2003, el proyecto “Por la toma de la palabra”, para formación de jóvenes trabajadores de la calle en herramientas de comunicación, ganó el concurso de financiación del programa COMPAS de la Universidad Católica de Córdoba. Durante los años 2004 y 2005 los jóvenes participantes de los talleres produjeron integralmente su propio programa de radio, “Sin Careta”, en la emisora de la Universidad Tecnológica Nacional. Además produjeron notas para la revista “La Luciérnaga”. Este espacio actuó como lugar de encuentro, expresión, reflexión sobre la realidad y trabajo en equipo para la creación de productos comunicacionales. En el año 2006, el grupo presentó la iniciativa “Alza la Voz” al concurso “Feria del Desarrollo” del Banco Mundial. Este proyecto proponía continuar los talleres de comunicación pero involucrando a los jóvenes talleristas, que venían participando establemente del proceso, como formadores de otros adolescentes y jóvenes en situación de exclusión social. El proyecto resultó uno de los 100 elegidos entre 2000 proyectos pre-seleccionados de todo el Cono Sur. Se ejecutó durante los años 2006 y 2007 y resultó una experiencia de transición que permitió que los jóvenes se apropiaran integralmente de estos espacios de comunicación. Entendiendo a la “comunicación” en sentido amplio, porque los talleres sirvieron para que los adolescentes y jóvenes aprendieran a mejorar sus relaciones humanas, trabajar en equipo, reflexionar sobre la realidad de manera crítica, generar productos creativos, involucrarse en las problemáticas sociales de su entorno y construir proyectos socio-laborales propios. De este grupo de jóvenes nació la cooperativa de limpieza “Lucí Vid”, un emprendimiento laboral autónomo que brinda alternativas de trabajo, contención y promoción a jóvenes en situación de pobreza y exclusión social. La mayoría de los jóvenes participantes de los talleres se insertaron laboralmente en diferentes espacios. Algunos terminaron sus estudios secundarios, otros participaron en espacios de formación no-formales brindados por distintas organizaciones educativas. El trabajo actual en Villa el Libertador representa una nueva etapa en este proyecto, una búsqueda por la cual, un grupo de jóvenes trabajadores de la calle que participaron de aquellos talleres de comunicación de La Luciérnaga, apuestan a brindar un espacio de contención y promoción educativa informal a través de talleres de comunicación para niños, con el objetivo de replicar procesos positivos de construcción grupal, que mejoren la convivencia, promuevan la libertad de expresión, la reflexión sobre la propia realidad y animen a la participación de los niños en la transformación social. En esta misma búsqueda se articula la participación conjunta con estudiantes de la Escuela de Ciencias de la Información (Universidad Nacional de Córdoba), jóvenes que quieren trabajar en la construcción y elaboración de esta experiencia comunicativa. Es importante resaltar que una de las principales dificultades actuales de la academia es lograr que sus estudiantes articulen el cúmulo teórico de conocimientos con prácticas concretas en lo social. Esta nueva etapa, comienza aproximadamente en febrero de 2008, cuando algunos niños del pasaje 17 (Pasaje Tío Pujio- Villa El Libertador) trabajaron en actividades conjuntas con alguno de los coordinadores actuales del taller, en la mejora de un espacio público en olvido (terreno baldío) construyendo finalmente una cancha de fútbol, en esa actividad concreta se percibió la necesidad y oportunidad justa de seguir trabajando en conjunto para poder lograr cosas concretas. Pensamos el trabajo en torno a los medios comunicativos no como un fin en sí mismo, sino como un espacio y proceso para poder lograr los objetivos arriba definidos. Hablar de medios comunicativos implica posicionarse en un modelo de comunicación mediática e interpersonal, medios de comunicación alternativos que impliquen prácticas alternativas en la comunicación mediática e interpersonal . Algunas de las actividades que se están realizando actualmente son: pintura individual y colectiva, meriendas colectivas, limpieza de lugares de interés en común (Ej: patio de “La Casita), juegos de roles (jugar al noticiero, hacer radioteatros), lectura e interpretación de textos. A partir de esto se prevee poder construir conjuntamente un programa de radio propio (existe actualmente un espacio disponible para este proyecto en Radio UTN). Sin dejar de lado y al mismo nivel el proceso de producción de ese programa. La evaluación que se puede hacer de la experiencia, es cualitativa y cuantitativa: los cambios notables están relacionados con la modificación actitudinal de los niños respecto de la valoración del espacio, el trabajo sobre sus derechos, el compañerismo y el respeto por el otro. La importancia de compartir, escuchar y pensar. A su vez jornada a jornada se han ido sumando de a poco más niños.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

El espacio se construye de manera colectiva, es decir, concibiendo a los niños como sujetos activos en la construcción de la propuesta. Desde este axioma, se intenta construir un espacio de intercambio entre las necesidades que los niños plantean (las que se creen de antemano y las que ellos explicitan) y la planificación de actividades pautadas para cada taller, las cuales no son cerradas. Cada niño tiene la oportunidad de desarrollar diferentes actividades intentando consensuar y trabajar en conjunto.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

Los principales obstáculos/desafíos identificados hasta el momento, se dividen en dos grandes grupos: •actitudinales: Siempre ha representado todo un desafío el trabajo con los niños y a su vez, estos, no se encuentran exentos del contexto y los intercambios violentos y acelerados que se manifiestan a nivel macro social y familiar en los cuales se encuentran insertos. Esta situación complejizó el pensar y realizar el trabajo con ellos. •materiales: El primer obstáculo fue el espacio físico para poder realizar el taller, que luego fue superado gracias a la acción del Centro Cultural Villa El Libertador, quienes nos prestaron “La Casita” (espacio perteneciente a la Multisectorial organización que trabaja en la Zona Sur de Córdoba) para poder realizarlo. El sustento material es otro de los inconvenientes, ya que está a cargo de los aportes voluntarios que realizamos los coordinadores, por lo cual muchas veces tenemos dificultades o limitaciones para poder realizar las actividades propuestas.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

Etapa de conocimiento: Si bien esta se plantea como una etapa primera, no se cree que sea un momento que se puede cortar en tiempo y espacio definido. Debe entendérselo como un proceso que interactúa y convive con otro tipo de procesos que vienen de antes o que van apareciendo después. Durante esta etapa se plantean actividades que permitan un conocimiento mutuo, un trabajo conjunto entre todos los participantes del taller. Si bien hay una planificación previa para pautar actividades concretas, coordinadores y niños trabajan conjuntamente en las diferentes actividades que se proponen o a veces emergen durante el taller tratando en lo posible de hacer hincapié en los valores y derechos esenciales que se defienden en el mismo (compañerismo, amistad, respeto por el otro, derecho a la libre expresión, la escucha, entre otros). Etapa de producción: durante esta etapa se trabaja la elaboración de diferentes productos mediáticos, tales como micros radiales, radioteatros, entrevistas periodísticas, fotorreportajes, ilustraciones, noticias, cuentos, entre otros. Esta etapa está planificada para que su ejecución comience a mediados de septiembre y seguirá siendo ejecutada a lo largo del taller. Etapa de realización y difusión: durante esta etapa se prevee, haber podido no solo producir un producto o productos mediáticos, sino haber generado una lógica de trabajo grupal para poder mantener un proyecto en el tiempo y el espacio. Aquí se incluye la perspectiva de tener un espacio radial y de difundir el trabajo del taller en medios y redes de comunicación alternativos Córdoba, de Argentina y de Latinoamérica. Otro propósito se relaciona al espacio próximo de los niños, donde se generará una muestra anual con las familias estos para que puedan compartir con ellos los resultados del taller.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

La experiencia está sustentada en su base por el aporte de las personas que coordinamos el taller. No menos importantes son otros recursos con los cuales contamos: el espacio físico con todos los servicios, una PC, equipo de audio préstamo de la Fundación La Luciérnaga, cámara de fotos préstamo del Centro Cultural Villa El Libertador. Dentro de algunas de las actividades que se realizan en el taller, el momento de la merienda es un espacio importante. Los niños lo disfrutan y traen para compartir, lo que implica un espacio de interacción para todos.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
Si bien hay ciertos ítems que son pertinentes de incluir, se cree también que las decisiones de los destinos de ese premio deben ser consensuadas con los niños y sus familias, siempre tomando como eje la propuesta con la que nos acercamos a su cotidianeidad. Algunas de las necesidades: •Equipar “La Casita” con instrumental necesario para poder realizar el taller: micrófonos, computadoras, mesas, material de librería, cámara fotográfica, parlantes, grabadores y mp3 • Subvencionar el transporte para actividades del taller que se realicen lejos de “La Casita” •Subvencionar salidas y paseos del grupo en el marco del taller. • Poder ofrecer a la hora de la merienda, un menú sano, nutritivo en donde también aprendan al alimentarse. •Subsidiar económicamente la labor de los coordinadores. Se cree necesario que para poder garantizar continuidad en el desarrollo de cualquier proyecto en el mediano o largo plazo, el apoyo económico es una gran variante a tomar en cuenta.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo