Programa Casa de Pedro

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Gran Buenos Aires - General Pacheco - Partido de Tigre - Pacheco

Nombre de la Organización: DIGNIDAD Asociación Civil
Teléfono: 011-4740-0910
E-mail: dignidad@dignidad.org.ar
Localidad: General Pacheco
Provincia: Gran Buenos Aires
Página Web: www.dignidad.org.ar

Actores involucrados en la práctica: Personal Rentado
Personal rentado: 10
Personal voluntario abocado a la tarea: 5

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

El objetivo del Programa Casa de Pedro es ofrecer un espacio de aprendizaje y capacitación en oficios con un fuerte foco en la formación sociolaboral. Por capacitación entendemos que no sólo se trata de una intervención en el área de la educación no formal sino que incluye un abordaje sociolaboral más integral. En Casa de Pedro tenemos la clara convicción que la capacitación en un oficio es una condición necesaria pero no suficiente para posibilitar la inserción laboral de los jóvenes y adultos provenientes de sectores de bajos recursos. Es por esta razón que, junto con la capacitación técnica en el oficio, brindamos formación en gestión laboral. De este modo el alumno participa de un aprendizaje significativo, reforzando sus competencias básicas, y a través del cual adquiere las aptitudes y actitudes que hoy son fundamentales a la hora de buscar trabajo. Participan de Casa de Pedro más de 265 alumnos cuyas edades oscilan entre los 18 y los 65 años, la mayoría de ellos provenientes de la zona de Pacheco y alrededores. Los cursos que dictamos son: Panadería y Pastelería; Cocina Básica; Costura I y II; Electricidad Domiciliaria; Electricidad Industrial; Computación (siete cursos); Pedicuría, Estética y Belleza; Construcción e Instalaciones. Todos los cursos duran dos años y tienen una carga horaria mínima de 8 horas semanales. En su segundo año, los cursos de costura y cocina llevan adelante Talleres Productivos, que se enfocan como un aprendizaje para el armado de emprendimientos. Durante el desarrollo del taller, el grupo, junto con sus dos instructores (oficio y gestión laboral), van aplicando diferentes estrategias y herramientas sociolaborales, a la vez que van formando un equipo de trabajo y una red social de contención. El objetivo principal es participar de un proceso de aprendizaje en el cual el trabajo es el elemento visible y las estrategias sociolaborales el medio viable para poder participar de la realidad laboral. A partir del 2008 comenzamos con un nuevo proyecto que es el Taller de Costura para egresadas, continuando con la misma línea de los Talleres Productivos pero fortaleciendo la autonomía y la sustentabilidad del trabajo de las egresadas. En Dignidad, a través del Programa Casa de Pedro, proyectamos trabajar en tres áreas fundamentales para lograr cerrar el círculo del desarrollo laboral. Por un lado brindamos capacitación y formación sociolaboral en oficios. Una vez que los alumnos están terminando de completar su formación les facilitamos el acceso al microcrédito, para que ellos puedan comprar las herramientas y materiales necesarios para trabajar. Por último, desde el año 2007 estamos formalizando alianzas con organizaciones y empresas a fin de promover y facilitar la inserción laboral de los alumnos. De esta forma, trabajando en la capacitación, el acceso al crédito y al financiamiento, y el acercamiento a las empresas, Dignidad se presenta como el capital social de los alumnos que participan de Casa de Pedro. Es así que utilizamos la capacitación como una estrategia para la reducción y erradicación de la pobreza, promoviendo la igualdad de oportunidades para la inclusión y el desarrollo sociolaboral.

Problema que intentan resolver: Capacitación laboral

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

La población beneficiaria del proyecto pertenece principalmente a General Pacheco, pero también participan personas que residen en Don Torcuato, Benavides, Ricardo Rojas, Victoria, Virreyes y Malvinas Argentinas. Sus edades oscilan entre los 18 y 65 años, y pertenecen al sector de bajos recursos que se encuentra en su mayoría fuera del marcado laboral, siendo sus principales actividades la construcción y los trabajos informales. El nivel educativo es básico y generalmente incompleto. El acceso al sistema de salud es limitado. La situación habitacional de los beneficiarios en muchos casos es precaria, sin servicios públicos de agua y gas.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

El objetivo último que perseguimos en Dignidad es el desarrollo sociolaboral de nuestros beneficiarios, que conlleva la inserción en el mercado de trabajo. Para esto, nos enfocamos en dos vías de empleo: generamos contactos y alianzas con empresas e instituciones para promover la contratación de nuestros alumnos y egresados; y otorgamos micro créditos a los alumnos que están interesados y muestran aptitudes para emprender su propio negocio o actividad. Hacia estos dos focos está claramente dirigida la capacitación y la formación que reciben nuestros alumnos en Casa de Pedro. En este marco, hacia fines del año pasado empezamos a contactarnos con la empresa Furlong S.A. (empresa de transporte y logística), el Bar el Único (una organización que tiene bares/resto en Puerto Madero, Palermo y San Isidro) y la Fundación Avon. Con estas empresas empezamos a trabajar en el tema de inserción laboral concreta de alumnos y egresados de los cursos de electricidad (domiciliaria e industrial), de cocina y de pedicuría respectivamente. Los resultados alcanzados hasta ahora en este sentido son más que alentadores:  Actualmente tres alumnos trabajando en el departamento de electromecánica en la empresa Furlong S.A., en blanco y muy conformes. La empresa solicitó a Dignidad nuevos alumnos postulantes, dado que les resulta muy difícil conseguir personas que quieran trabajar, y nos manifiestan que no solo la capacitación en el oficio es muy buena sino que los alumnos tienen una actitud laboral que no es muy común encontrar.  En la organización El Único se presentaron tres alumnas y todas ingresaron para trabajar. Dos en la sucursal de Puerto Madero y una en la de San Isidro. El dueño y los responsables de los locales nos han solicitado seis alumnas más dado que reconocen, al igual que Furlong, la capacitación y actitud de las alumnas.  En el restaurante La Nona Catalina se encuentran trabajando cinco alumnos en el área de cocina y uno en la administración.  La Fundación Nordelta nos solicitó un alumno o ex alumno de electricidad para realizar un trabajo general de mantenimiento y una instalación específica. El alumno seleccionado está actualmente ofreciendo sus servicios eficientemente.  También mantuvimos un nuevo contacto con el laboratorio Biogénesis Bagó y con el restaurante El Club de la Milanesa, a fin de planificar una nueva forma de inserción laboral. De todos ellos se realiza un seguimiento periódico desde la coordinación del Programa, tanto con el alumno como con la empresa que lo contrató. En cuanto a los Micro Emprendimientos, podemos decir que:  El 80% de las alumnas del curso de Panadería y Pastelería tiene en marcha emprendimientos propios relacionados con el oficio.  Taller de Egresadas de Costura, que han empezado con un micro emprendimiento, funciona según lo planificado. A medida que pasan los días las egresadas van dándole forma al taller y al trabajo diario. Cumplen con todo lo pautado y acordado en las evaluaciones que hacemos quincenalmente. Actualmente están abocadas solo al trabajo de producción, y todo lo que tiene que ver con arreglos ya fue derivado al las alumnas del curso de costura, quienes los realizan como parte de las prácticas planificadas.  El 95 % de los alumnos de los cursos de Electricidad y Construcciones e Instalaciones esta inserto en el mercado laboral, ha perfeccionado sus conocimientos y sobre todo, ha desarrollado sus capacidades personales, como el trato con el cliente y la responsabilidad en el trabajo. A fines de 2007 egresaron 122 alumnos del programa Casa de Pedro. Y durante el 2008 están cursando 265 alumnos repartidos en 15 cursos.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

Nuestro programa Casa de Pedro se diferencia de cualquier taller de capacitación en oficios fundamentalmente en tres aspectos, en los cuales radica nuestro principal valor agregado. En primer lugar, brindamos a los alumnos una formación integral para su desarrollo sociolaboral. Todos nuestros cursos de oficios cuentan con horas de Gestión Laboral, es decir que los alumnos aprenden no sólo la parte técnica del oficio, sino que se capacitan y desarrollan toda una serie de habilidades y actitudes hacia el trabajo. Estas disposiciones son las que marcan la diferencia a la hora aplicar y conservar un empleo o comenzar su propio emprendimiento. Otro aspecto novedoso de nuestra metodología de trabajo son los talleres productivos que implementamos en los cursos durante el segundo año. En este contexto, entendemos al trabajo como una herramienta que fortalece el aprendizaje, ya que estos talleres se hacen sin intención de lucro. El aprendizaje se vuelve significativo al aplicarlo en una práctica laboral auténtica. Para finalizar, a través de las alianzas que generamos con empresas e instituciones y del otorgamiento de micro créditos, en Dignidad buscamos “cerrar el círculo” del desarrollo laboral de nuestros beneficiarios. Para que puedan poner en práctica los conocimientos adquiridos e insertarse en el mercado laboral, ya sea obteniendo empleo en alguna empresa, o bien comenzando su propio camino como emprendedor.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

Uno de los obstáculos más importantes que enfrentamos es el tema de la infraestructura. Tenemos una gran demanda por parte de la población para abrir más cursos de diferentes oficios, pero por cuestiones edilicias y de materiales, se nos dificulta dar respuesta a esa demanda. En la actualidad el programa Casa de Pedro está funcionando al máximo de su capacidad. Para solucionar el tema del equipamiento, una de los caminos que exploramos fue aplicar a fondos de cooperación internacional. En este marco, fuimos seleccionados por el Fondo de Apoyo a Iniciativas de Desarrollo Local de la Embajada de Canadá, y recibiremos un aporte importante para comprar materiales y reequipar los talleres de costura, cocina y construcciones e instalaciones. El tema de la cede queda aún por resolver, ya que nuestro anhelo es contar con instalaciones propias adecuadas a nuestras necesidades, para poder ampliar la oferta de cursos. Dos de los principales desafíos, sobre todo para los alumnos que ingresan nuevos, son la dificultad para sostener un trabajo por un tiempo prolongado, y el trato con los clientes. Esto ocurre debido a su falta de entrenamiento y costumbre en estas cuestiones. Muchas veces se encuentran ante situaciones laborales que no saben muy bien cómo manejar. Desde el área de Gestión Laboral se trabaja fuertemente en estos aspectos, facilitando que los alumnos desarrollen las herramientas necesarias para desenvolverse responsable y dignamente. Tratan temas como el fortalecimiento de la autoestima, técnicas de negociación, elaboración de presupuestos y planificación de los tiempos de producción, por citar algunos ejemplos. En relación a esto último, otra de las dificultades que detectábamos era el tema de la salida laboral y la inserción en el mercado de trabajo formal en relación de dependencia. Para esto, además de la capacitación que reciben nuestros alumnos sobre cómo encarar un proceso de selección, hemos desarrollado en el último tiempo alianzas estratégicas con empresas para que tengan en cuenta a nuestros egresados en sus búsquedas laborales.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

El Programa Casa de Pedro se desarrolla anualmente. Los cursos comienzan en el mes de marzo y finalizan en diciembre, con un intervalo de dos semanas en julio. Los alumnos que egresan del segundo año de cada curso, reciben sus diplomas en diciembre. Cada año, en el mes de febrero, se abren las inscripciones para el primer año de curso de los diferentes oficios. Así mismo, a lo largo de todos los años se hace el monitoreo y acompañamiento de los egresados que se encuentran en su primer año de trabajo, ya sea en alguna empresa como con su propio emprendimiento. En nuestro plan de acción más próximo contemplamos ampliar la oferta de cursos, como lo venimos haciendo año a año, y en el corto plazo comenzar a desarrollar algunos servicios relacionados con los oficios que enseñamos, como ser un servicio de catering o de arreglos de indumentaria. Esto nos permitirá ofrecer a los egresados una nueva vía de desarrollo laboral, a la vez que se convertirá en una fuente de refinanciamiento para el Programa. También tenemos planificado un proyecto, dentro de Casa de Pedro, de “formación de formadores”, para capacitar a algunos alumnos en la función de instructores. De ésta manera les presentamos una nueva alternativa laboral, y posicionamos a Dignidad como referente y proveedor de personal capacitado y calificado para enseñar un oficio.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

El Programa Casa de Pedro se financia enteramente con los recursos económicos institucionales. Éstos provienen de eventos de recaudación (torneo de golf, feria de navidad y exposición de arte), donaciones individuales (138 donantes individuales) y, en menor medida, de fondos provenientes de organizaciones de cooperación internacional. Además, Casa de Pedro cuenta con las ocho horas de trabajo semanales de todos los instructores, que son remuneradas, y el trabajo del equipo rentado de Dignidad, compuesto por dos personas con dedicación full time y una persona con dedicación part time. Por último, pero no menos importante, recibimos la invalorable colaboración de cientos de voluntarios y voluntarias en la realización de todos nuestros eventos, sumada a la activa participación de la Comisión Directiva en el día a día de la organización. Es importante destacar la participación de todos los miembros de DIGNIDAD en la gestión y consecución de donaciones en especies, otra importante fuente de recursos que nos permite continuar equipando no solamente nuestros talleres sino toda la institución.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
El dinero del premio se utilizará para continuar equipando los cursos con los materiales adecuados y reemplazar los que hagan falta. De esta manera nos aseguramos que el proceso de formación integral de nuestros alumnos mantenga los niveles de excelencia con los que siempre nos manejamos. También apuntamos a ampliar el fondo que tenemos disponible para otorgar micro créditos a nuestros egresados, logrando completar el círculo de capacitación para el desarrollo laboral. Además del premio económico, nos interesa mucho la visibilidad que podemos obtener en caso de ganar. La difusión de nuestra experiencia y la realización de un documental por parte de la Fundación Arte Vivo es una oportunidad única de dar a conocer lo que hacemos y ponerlo al servicio de aquellas instituciones que estén interesadas en trabajar en la temática, generando sinergia y trabajo en red.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo