Escuela de Formación de Promotores Sociales

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Gran Buenos Aires - Moreno - Paso del Rey - Barrio Chaco Chico

Nombre de la Organización: Fundación Defensores del Chaco
Teléfono: 0237-4664023
E-mail: info@defensoresdelchaco.org.ar
Localidad: Paso del Rey
Provincia: Buenos Aires
Página Web: www.defensoresdelchaco.org.ar

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios
Personal voluntario abocado a la tarea: 50

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

Con el objetivo de promover el liderazgo y compromiso social en los jóvenes, confiando que son estas personalidades las que motorizarán los grandes cambios en la sociedad futura, la Fundación Defensores del Chaco creó en el año 2000 una Escuela de Formación de Promotores Sociales, cuya finalidad es ofrecer un espacio educativo y de formación comunitaria a los jóvenes través de un abordaje múltiple mediante técnicas en educación popular. La Escuela de Formación de Promotores Sociales está dirigida a chicos y jóvenes de entre 13 y 25 años en su mayoría provenientes del partido de Moreno o del denominado Conurbano 4, que conglomera las localidades de Moreno, Malvinas Argentinas, José C Paz y San Miguel, la franja más castigada del conurbano bonaerense. Este proyecto tiene por objetivo brindar herramientas específicas que permita a los jóvenes identificar sus potencialidades, desarrollar habilidades para la conducción de grupos, incentivar la continuidad y/o permanencia en el sistema escolar y estimular su inserción laboral. La Escuela de Promotores tiene por objetivo la promoción del liderazgo juvenil a través de la integración de los jóvenes y el reconocimiento de sus derechos, con la finalidad de promover el desarrollo humano en la comunidad mediante el impulso de nuevas formas de ejercicio ciudadano. A través de la Escuela de Promotores Sociales se abordan múltiples problemáticas para acercarle a los jóvenes un especio de contención y estímulo, ya sea promoviendo la reinserción escolar como trabajando fuertemente las capacidades de cada personalidad en la búsqueda de una devolución comunitaria. La Escuela de Promotores funciona de esta manera como un espacio de difusión de temáticas vinculados a problemáticas frecuentes del área de Educación, Salud, Derechos Públicos y Privados, Responsabilidad Ciudadana, y otros, generalmente vedadas debido a la falta de acceso a la información. La ausencia de espacios de discusión y debate en estas localidades hace que la fragmentación de vínculos claves para el desarrollo ciudadano y comunitario sea mayor. Un estudio reciente (proveniente del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires) indica que el 35% de los adolescentes y jóvenes de entre 15 y 20 años del conurbano bonaerense que se encuentran sin estudio ni empleo cree que en cinco años estará “muerto o excluido”. Asimismo, otro 30% respondió al ser consultados sobre las “expectativas sobre el futuro”, que se ve “con trabajo precario”. Lo más preocupante de estos resultados es que esa visión negativa del futuro tiene una base real sobre la cual apoyarse: los hechos cotidianos que experimentan los jóvenes, como muertes de familiares y amigos que caen en la delincuencia, en el consumo de drogas o que simplemente no encuentran espacios ni oportunidades para apostar a una vida digna. Gran parte de esta situación se debe al abandono escolar o la imposibilidad que encuentran los jóvenes de terminar sus estudios, debido a que son parte del sostén de su hogar. La situación social de los jóvenes de Moreno es crítica. Las estadísticas oficiales indican que el 60% de la población joven en esta zona es pobre y la mayoría de ellos no estudia ni trabaja. Esto se verifica en los índices de matriculación escolar: mientras el 93.4% de los niños de 6 a 13 años se encuentran escolarizados en la enseñanza primaria, sólo el 50,1% de los jóvenes desde 14 años asisten a la escuela secundaria y tan solo un 9% se inserta en el sistema universitario. Esta drástica reducción del porcentaje de jóvenes que permanece en el sistema escolar configura un contexto de exclusión que se perpetúa más adelante en su adultez, ya que la falta de educación y capacitación los mantiene fuera del sistema formal de trabajo. La Fundación Defensores del Chaco promueve históricamente el valor y la importancia de la educación formal como un medio para acceder a mejores condiciones de vida. Por este motivo se implementa paralelamente, para aquellos jóvenes que participan de Escuela de Promotores Sociales, un sistema de otorgamiento de becas de ayuda económica. Las becas son otorgadas a chicos y jóvenes en riesgo de deserción escolar por falta de recursos y a jóvenes que con mucho esfuerzo han finalizado su formación en el sistema de enseñanza media y se emprenden en la búsqueda de una formación terciaria o universitaria para poder insertarse en el mercado laboral. Consideramos que las herramientas que ofrece la educación popular son tan necesarias como complementarias de las enseñanzas que los jóvenes reciben en el sistema de educación formal. En un contexto como el actual, donde tantos jóvenes abandonan sus estudios debido a problemas diversos o bien quedan directamente excluidos de las posibilidades de insertarse adecuadamente, los espacios de formación alternativos son claves para el conocimiento y reconocimiento de sus derechos, muchas veces anulados, en una apuesta paralela a la reinserción escolar futura para muchos chicos. La Escuela de Formación de Promotores Sociales ha otorgado más de 200 becas y un número mayor de chicos ha transitado por los diferentes espacios de formación comunitaria. Hoy en día asisten 50 chicos a la Escuela, todos ellos involucrados en diferentes temáticas como Salud, Educación, Arte, Deporte y Justicia, y participan del proceso de liderazgo juvenil. A través de la Escuela de Formación de Promotores Sociales, Defensores del Chaco impulsa la democratización de la información y el estímulo de las competencias de los jóvenes participantes, apostando a la creación y multiplicación de espacios de identificación y participación comunitaria.

Problema que intentan resolver: Procesos de educación informal

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

La Escuela de Promotores está dirigida a jóvenes de ambos sexos, de entre 13 y 25 años de la zona de Moreno o el llamado conurbano 4, compuesto conjuntamente por las localidades de José C. Paz, Malvinas Argentinas y San Miguel. Los beneficiarios son chicos y jóvenes que conoce por diferentes experiencias las áreas de inserción que ofrece Defensores del Chaco o bien se encuentran participando en alguna de ellas y se acercan con ganas de formarse en diferentes temáticas y ejercer nuevos roles, que exigen mayor compromiso y responsabilidad. En general se trata de jóvenes con capacidad de liderazgo visible que participan activamente de la Fundación, o bien muchos de ellos simplemente se encuentran comprometidos con sus actividades y son detectados como multiplicadores que pueden fácilmente convertirse en ejemplo para sus pares para, llevando adelante el rol de “Promotor Social”. La mayoría de los jóvenes que asiste a este espacio de Liderazgo Juvenil realiza tareas de voluntariado o asistencia en alguna de los espacios de inserción que propone Defensores para los más de 1700 chicos que recibe por mes en las áreas de Educación, Salud, Deportes, Arte y Justicia. En Moreno habitan aproximadamente 400 mil personas con altos niveles de pobreza e indigencia: de ese total, el 30% es menor a los 14 años. La gran mayoría de los jóvenes viven en condiciones de precariedad social generalizada. Una de las problemáticas más complejas es la falta de calificación de los adultos para acceder al mercado formal de trabajo, por lo que muchas veces los niños son enviados a trabajar a la calle, abandonando la escuela y expuestos a situaciones de abuso y que hacen peligrar su integridad física y psíquica. A través de a Escuela de Promotores Sociales se intenta aportar a la transformación de condiciones sociales naturalizadas en por lo menos tres generaciones expuestas a la expulsión y el abandono cotidiano que termina por privar a los jóvenes de oportunidades de crecimiento y desarrollo individual y comunitario. A causa de la precarización de los espacios educativos y el aumento del abandono escolar, son muchísimos los jóvenes no recibe información ni participa de espacios de intercambio en relación a temáticas como sexualidad responsable, prevención de enfermedades de transmisión sexual, higiene corporal y habitacional, prevención en drogas y alcoholismo, entre otras. A lo largo del 2008 se ha hecho fuerte hincapié en el área de Salud, trabajando un problema central: la falta de conocimientos básicos en educación para la salud, en particular en el desarrollo de prácticas preventivas. En general estos contenidos no son abordados por los padres de los jóvenes debido al desconocimiento en estas temáticas, por tratarse de temas tabú o simplemente porque el marco familiar está desmembrado. La Escuela de Formación de Promotores Sociales apunta de esta manera crear espacios de formación y capacitación para jóvenes enmarcados en una lucha por la democratización de la información como una herramienta clave e indispensable para el desarrollo íntegro, el crecimiento individual y el mejoramiento de las condiciones sociales para la comunidad.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

El impacto del proceso de liderazgo juvenil es muy alto. El nivel de participación que se observa en los jóvenes para los diferentes contextos, sean jornadas de reflexión, actividades recreativas para los más chicos, organización de espacios de debate, consultas entre pares, etc. da cuenta de los resultados del trabajo que se realiza en los jóvenes asistentes a la Escuela de Formación de Promotores Sociales. Entre los aspectos más destacables, los jóvenes promotores han atravesado instancias de formación en temáticas específicas, diagramado y organizado el dictado talleres destinados a sus pares, jóvenes de localidades de Moreno y zonas aledañas, poniendo en escena en todos los casos uno de los ejes desarrollados en la Escuela de Promotores: la educación entre pares, demostrando que los jóvenes tienen una llegada diferente en la relación con sus pares, y estimulando el efecto multiplicador que estos producen al mostrarse como pares involucrados en temáticas de relevancia social. A través de este mecanismo se apuesta al crecimiento del número de jóvenes involucrados en el proceso de liderazgo juvenil impulsada por Defensores del Chaco. De esta manera, a través de técnicas de educación popular se trabaja no solamente la formación en temáticas importantes para los grupos juveniles sino también el desarrollo y crecimiento del autoestima de estas poblaciones castigadas y marginadas que no acceden fácilmente –porque no existen o porque no se les ofrece- a espacios de discusión y aprendizaje transversal. Otro de los impactos o descubrimientos que han surgido de la Escuela de Formación Promotores Sociales es el alto grado de interés por parte de chicos y adolescentes en las temáticas de salud. Resultado de esto han sido publicaciones autogestionadas por jóvenes promotores, de distribución gratuita, a través de la cual se trabaja transversalmente otro de los ejes claves de la Escuela: el acceso y derecho a la información. Asimismo, la Escuela de Promotores promueve aspectos no abordados o trabajados superficialmente en los establecimientos educativos. Uno de estos aspectos -trabajado fuertemente a lo largo del 2007- ha sido la Educación en Prevención de la Salud, abordando temáticas como Sexualidad Responsable, Prevención de enfermedades infecto-contagiosas, Higiene y Autocuidado, entre otras. Actualmente se están abordando contenidos en prevención de Adiciones en Drogas y Alcoholismo a raíz del interés de los jóvenes promotores en capacitarse en esta problemática que, según ellos mismos reconocen, afecta a la mayoría de los chicos y jóvenes del conurbano. A través de la Escuela de Promotores Sociales, más de 200 chicos han accedido al sistema de becas que les permite continuar con sus estudios secundarios, terciarios y/o universitarios. Estas becas tienen por finalidad colaborar con la permanencia del joven en el sistema educativo formal, como contrapartida al proceso de enseñanza popular que atraviesan en la Escuela de Promotores. Las becas son utilizadas para cubrir aspectos como gastos de traslado, cuotas y materiales de estudio de quienes asisten a espacios de educación formal. Esta ayuda económica surge como parte del proceso de desarrollo que los jóvenes participantes de la Escuela de Promotores atraviesan, estimulándose el vínculo con el campo educativo formal como fuente de herramientas necesarias para el crecimiento individual. También se destinan becas estímulos para jóvenes que realizan actividades en alguna de las áreas de educación popular vinculadas a la Fundación Defensores del Chaco. Se contabiliza un crecimiento en la inserción en los estudios terciarios y universitarios entre los jóvenes de Moreno -algo nada habitual debido a las complicaciones económicas y los requisitos que se les exige a estas poblaciones jóvenes precarizadas- como asimismo una baja en el abandono escolar entre los jóvenes que asisten a las diferentes áreas que componen a la Fundación Defensores del Chaco.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

Los aspectos más importantes de nuestra práctica son aquellos que hacen al Proceso Educativo y Social que fomenta la Escuela de Formación de Promotores Sociales: la educación popular, la interacción e intercambio entre pares, el respeto por el otro, la resolución pacífica de conflictos, y otros aspectos que forman parte del conjunto que denominamos “educación para la integración social”. Este proceso se lleva a cabo de manera integral mediante actividades que abordan la problemática de los procesos de mediación, con la intención de desnaturalizar las condiciones de exclusión reproducidas a través de discursos dominantes, discursos los que se enfrentan a diario las poblaciones a las que está dirigida la Escuela de Formación de Promotores Sociales. Creemos que es clave despojar a los jóvenes de sus propios prejuicios y los que circulan en la sociedad, paralelamente trabajando en pos de un proceso de estímulo y fortalecimiento de las capacidades de estos jóvenes y su aporte en su propia comunidad. El proceso de Liderazgo Juvenil al que apunta Defensores del Chaco tiene como misión promover a través de la educación el compromiso social en los jóvenes, confiando que son estas personalidades las que motorizarán los grandes cambios en la sociedad futura. Por esto, paralelamente a la Escuela de Formación de Promotores Sociales se trabajan una serie de valores transversalmente en cada una de las áreas de inserción que ofrece nuestra Fundación: -DEPORTES. Fútbol Callejero: esta práctica ha sido destacada internacionalmente por los Premios Dubai, constituye una experiencia innovadora en lo que respecta a la utilización del deporte como herramienta de educación y socialización, al promover valores como la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la participación ciudadana y la resolución pacífica de conflictos. En el Fútbol Callejero se educa mediante el trabajo en equipo, reforzando la amistad y recreación colectiva. La peculiaridad de esta práctica es, por un lado, la metodología de juego y sus diferencias con el fútbol competitivo: aquí todos pueden jugar, por lo que se trabaja a diario la igualdad de género y condiciones sociales. Se juega además sin árbitros y los jóvenes comienzan así a establecer sus propias reglas y formas valorativas. Este modelo se replica en diferentes provincias del país, y Defensores coordina la Red Sudamericana de Fútbol Callejero, además de participar a nivel mundial mediante la red Street Football World. -ARTE. Centro Cultural Mensajes del Alma: Desde hace casi una década, acompaña todo el proceso de educación como herramienta para la transformación el trabajo realizado en el Centro Cultural de Defensores del Chaco, a través del cual se busca fortalecer la identidad cultural de la comunidad. Mediante diferentes formas de expresión culturales, como talleres de música, murga, teatro, graffiti, tejido; propuestas construidas junto a los vecinos de las localidades aledañas –como la Caravana Cultural de los Barrios, compuesta por 35 organizaciones del noroeste conurbano, expresión de la cultura popular y la construcción comunitaria que Defensores del Chaco promueve. A través de estas y muchas otras fuentes de expresión, se abordan técnicas de educación popular fortaleciendo la idea de arte como herramienta transformadora. La amplia experiencia que adquirimos en procesos de educación no formal, así como la implementación de estrategias de intervención comunitaria y territorial con resultados satisfactorios nos permite afirmar que Defensores tiene la madurez institucional necesaria para incorporar entre sus proyectos la creación y multiplicación de espacios de promoción de liderazgo juvenil.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

El mayor obstáculo que se presenta para la realización de esta propuesta es justamente lo que le da origen: la enorme exclusión y expulsión de los jóvenes de los espacios educativos y de aprendizaje social. El contexto que viven los jóvenes de Moreno es realmente crítico: el 12% de la población desocupada está compuesta por menores de 25 años, que se ven obligados -precisamente por falta de una formación adecuada y por sus condiciones económicas precarias- a abocarse a trabajos informales que perpetúan sus condiciones de excluidos y el acceso a beneficios sociales legítimos. Al mismo tiempo, una de las problemáticas más graves que enfrentamos desde nuestro trabajo en Defensores es precisamente la ausencia de escuelas, sintetizado en un exceso entre la oferta de cupos que ofrecen las tres escuelas secundarias que existen en la zona y la enorme demanda. De esta manera, la deserción escolar que comienza a partir de los 12 años es resultado y consecuencia de la falta de vacantes en el sistema escolar. Por otro lado, la fragmentación familiar (es decir, familias monoparentales, padres desempleados, etc.) es otro problema que influye en el devenir de los jóvenes. Los espacios que históricamente han funcionado como focos de estímulo y contención, como la familia, la escuela y el barrio, hoy se encuentran en jaque y exponen a los jóvenes al abuso de alcohol y drogas o a la incursión en actividades delictivas o violentas, el trabajo infantil, entre otros peligros. Asimismo, contamos con un ajustado presupuesto para realizar las actividades que dan forma a la Escuela de Formación de Promotores Sociales, lo que complica el mejor fluido de los procesos de formación. Sin embargo, paradójicamente esto pone en evidencia el gran interés de los jóvenes, que asisten con entusiasmo participando y proponiendo áreas de trabajo a pesar de las frecuentes complicaciones para conseguir materiales de trabajo. Estos son los principales obstáculos que enfrenta la Escuela de Formación de Promotores Sociales, y que paradójicamente dan origen a nuestra práctica educativa, compuesto por una aspiración mayor: aportar a la contención y reinserción educativa de los jóvenes y desnaturalizar a través del estímulo del liderazgo juvenil la realidad en la que se encuentran inmersos cotidianamente.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

Desde principio de año, la Escuela de Promotores Sociales realizó encuentros semanales para abordar diferentes etapas del proceso de estimulación en los jóvenes como asimismo para planificar las acciones concretas dirigidas a la comunidad. Para el 2008, los jóvenes han programado una serie de talleres que aborden Educación en Salud con el objetivo de abrir a la comunidad herramientas que permitan entender tanto los procesos intrínsecos a cada problemática como los modos de prevención de las mismas. La asistencia a cada encuentro se realiza conformando un proceso dinámico, donde el pensar y el producir es una tarea conjunta entre quienes dictan los contenidos y quienes se forman con ellos, por lo tanto no es un proceso cerrado sino abierto y en continuo movimiento. La Escuela de Formación de Promotores Sociales consiste en encuentros semanales por grupos temáticos. Asimismo, se realizan encuentros mensuales integradores, donde se exponen los avances en cada área temática. Los jóvenes organizan sus propias formas de exposición, compartiendo con sus pares una puesta en común del trabajo realizado a lo largo de los últimos 30 días y poniéndolos en conocimiento en el caso que se haya definido una fecha para algún taller, de manera tal que todos los integrantes de a Escuela de Promotores actúen como multiplicadores y difusores de tal actividad. Para el mes de septiembre está previsto el dictado del próximo taller, que abordara la problemática: Adicciones en Drogas y Alcoholismo, destinado a más de 200 jóvenes de la comunidad, para quienes los Promotores Sociales serán multiplicadores y difusores entre sus pares. En esta oportunidad, los jóvenes involucrados en esta área realizarán una encuesta que será distribuida entre los 200 asistentes previstos, cuyos resultados permitirá detectar las temáticas de interés a trabajar en el próximo taller del área de Salud.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

Los recursos con los que contamos son muy escasos y eso hace que nuestro proyecto de Liderazgo Juvenil se desarrolle sin las herramientas de un alcance aun mayor a la actual. Las reuniones de Promotores Sociales se realizan por área una vez por semana y en forma integral una vez por mes, insumiendo entre 3 y 4 horas semanales y un total aproximado de 15 horas mensuales. El dictado de las temáticas específicas se hace a través de especialistas voluntarios que elaboran la planificación junto a los responsables de la Escuela de Promotores Sociales de Defensores del Chaco. Para nuestra institución, esta Escuela es de vital importancia para cumplir con el objetivo que dio origen la propia institución hace ya 13 años: trabajar para la transformación de las condicione sociales que reproducen las situaciones de desigualdad en nuestras poblaciones. Es por esto que valoramos mucho el trabajo y empeño de los voluntarios (muchos de ellos formados en la propia Escuela de Promotores) que forman parte de este programa integral educativo. Los recursos con los que cuenta Defensores del Chaco surgen de proyectos que se presentan ante institutos u organizaciones locales y/o internacionales de la sociedad civil, que permiten financiar ciertos aspectos de los proyectos avalados y aprobados. Defensores ha contado con el apoyo de entidades como la Fundación Avina, que ha acompañado todo el proceso de crecimiento de Defensores del Chaco, la Fundación Interamericana, Fundación Kellog´s, Football For Hope, entre otros. En este momento sin embargo, la mayor parte de las actividades vinculadas a la Escuela de Formación de Promotores Sociales se está autogestionando mediante el aporte solidario de voluntarios y colaboradores. Otros ingresos surgen de los ingresos que genera el buffet del club, especialmente los fines de semana donde hay mayor flujo de personas asistiendo como público o protagonistas de los eventos deportivos. Lo mismo sucede en días de exposición de eventos culturales.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
La importancia de este premio para Defensores del Chaco es tanto el reconocimiento al trabajo educativo que venimos realizando a través de la Escuela de Formación de Promotores Socales como el premio que nos resultaría de mucha utilidad. Hay muchos aspectos a mejorar tanto para la calidad del proceso educativo que atraviesan los jóvenes como así los productos que de ello pueden realizar. En este caso nos referimos a las publicaciones que se hacen para difundir temáticas de interés comunitario y otras formas de expresión importantes para el proceso de estimulación en los jóvenes, que lamentablemente hace tiempo no se están pudiendo efectuar debido a problemas presupuestarios. Este reconocimiento además, permitiría la posibilidad de ofrecer más becas de apoyo educativo a los chicos en etapa de escolarización que encuentran muy dificultoso continuar con sus estudios, como así también estimular a aquellos que han abandonado la secundaria a que se reinserten, reforzando la importancia de contar con una educación formal para su futuro. Asimismo, nos permitirá estimular el estudio de quienes han finalizado la etapa de enseñanza media a que se inicien en sus estudios terciarios o universitarios. El premio nos permitirá no solamente fortalecer este espacio de formación educativa sino, primordialmente, darle continuidad. La continuidad no pasa solamente por el mejoramiento de la propuesta destinada los jóvenes sino también, y más importante: aumentar la participación de chicos de entre 13 y 25 años que se encuentran incondiciones precarias y sin espacios de formación alternativa, donde puedan encontrarse con sus pares para generar debates y abordar temáticas de propio interés, ofreciendo así un servicio comunitario necesario.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo