Junto a nuestros padres podemos crecer mejor

Categoría: Escuela
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Entre Ríos - Concordia - Barrio Benito Legerén

Nombre de la Organización: Escuela San Roque González
Teléfono: 0345-499 5194
E-mail: casaloyola@arnet.com.ar
Localidad: Benito Legerén (Concordia)
Provincia: Entre Ríos
Página Web: http://escuelasanroquegonzalez.blogspot.com/

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios
Personal rentado: 13
Personal voluntario abocado a la tarea: 100

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

Nos preocupamos por el futuro de chicos de bajos recursos, constatando que la educación a la cual pueden acceder, no brinda las herramientas necesarias para un cambio de situación personal y comunitaria. Soñamos y trabajamos por formar personas que tengan y comuniquen calidad humana, que sean creativos y productivos con un aporte positivo a la sociedad, rompiendo cierto círculo de pobreza no sólo económica, sino también humana y cultural. Estamos convencidos de que la educación adecuada es el único medio eficaz de mejorar la sociedad. Constatamos tres grandes déficit en el común de nuestros chicos sobre los que está basado el diseño de la escuela: -de comunicación: gran dificultad para expresarse -de organización: poca perspectiva de inserción laboral y productiva en la sociedad -de valores: viven modelos culturales y familiares muy deteriorados. Frente a estos déficit armamos una escuela estudiando factores que intervienen en una mejora educativa para lograr los objetivos propuestos. a) Con respecto a la diversidad, las familias, el espacio y el tiempo La escuela es gratuita para no poner barreras a nadie que aspire a una educación de excelencia. Integra a chicos con capacidades diferentes haciendo las adaptaciones curriculares necesarias. Recibimos a chicos institucionalizados. Siguiendo un indicativo común en todo el mundo, que señala que los chicos que más aprenden son los que tienen a sus padres involucrados en la escuela, hemos planteado la inclusión de los papás en el proceso educativo. Se trabaja por concientizar que la escuela es propiedad de ellos y que deben mantenerla para que los chicos aprendan mejor. Por medio de un convenio que se firma anualmente con cada familia, se comprometen a seguir diariamente el aprendizaje de sus hijos y a trabajar dos horas semanales en algún servicio (limpieza, parque o jardín, mantenimiento, apoyo escolar, etc.). Participan de reuniones formativas, se les ofrece cursos de computación, el acceder a nuestra biblioteca, la catequesis familiar; ellos organizan eventos comunitarios y llevan adelante dos micro-emprendimientos para ayudar en la economía de la escuela (reciclado de materiales y un vivero de herbáceas y de gramíneas ornamentales). Algunos padres y familias se han sumado al voluntariado. La escuela es de doble jornada, de tal modo que los chicos tienen mucho tiempo de aprendizaje. Al medio día vuelven a sus casas para no privarlos del espacio sagrado de la mesa familiar. A familias carecientes se ayuda con alimentos. Por acuerdo de toda la comunidad educativa, aseguramos todos los días de clases a los chicos. Además, durante el verano, tenemos tres semanas de actividades en las que se retoman lúdicamente los contenidos desarrollados durante el año. Hemos construido aulas amplias con grandes ventanales que permiten una óptima ventilación e iluminación; cada una de ellas cuenta con armario, biblioteca, lavatorio. El mobiliario es moderno, cómodo y funcional, construido por adolescentes del barrio que asisten a un taller de carpintería de nuestra Fundación. El predio cuenta con cuatro hectáreas que comparte con un hogar de adolescentes y un Centro de jóvenes donde brindamos talleres de formación y contención a chicos del barrio. Hay sectores de arbolados, jardines, un arroyo y un laguito, espacio de deportes, pileta, huerta, viveros. Cuidamos mucho la belleza, el orden y la prolijidad del lugar, al igual que el clima de las relaciones humanas. Se atiende personalmente los casos tratando con respeto y consideración a cada persona. Los padres tienen un lugar importante en este aspecto del clima, pues interactúan cotidianamente en la vida escolar. Siempre hay padres en los diversos servicios. b) Con respecto a los chicos: Apuntando al déficit de comunicación, se trabaja intensamente en lengua, teatro para aprender a expresarse, clases de cultura universal (una aproximación desde el arte). Desde el Nivel Inicial tienen clases de inglés todos los días. Música se trata “haciendo música”, mediante la flauta dulce y un taller optativo de guitarra. Van aprendiendo lentamente a leer música desde el primer año. Tienen un conjunto de flautas de buen nivel que ya ha participado en diversos escenarios, propiciando un espacio de apertura al mundo exterior. Con respecto al déficit de la poca perspectiva de inserción laboral y productiva en la sociedad, toda la escuela está orientada hacia la gestión. Se trabaja en una buena formación en matemáticas, computación, ciencias, y en el trabajo de huerta; a través de esta última, se ponen en práctica actividades relacionadas con la siembra y el cultivo hortícola que luego los chicos cosechan y llevan a sus hogares, o en algunos casos venden a fin de donar el dinero para algún objetivo meta comunitario. Se utiliza la huerta como un espacio más de enseñanza ya que se aprovecha la experiencia directa para realizar actividades relacionadas con los contenidos desarrollados en cada una de las materias. Se aprende a planificar, trabajar en equipo, evaluar, contabilizar, etc. En cuanto al déficit de valores constatables en el común de la sociedad, se busca mejorar la calidad humana haciendo vivir los valores en la escuela, con el conocerse a sí mismos y a los demás mediante el teatro, la literatura y los paseos culturales, con el contacto con lo Trascendente a través de la oración, con la experiencia vital de los campamentos, con la reflexión constante de los acontecimientos cotidianos. Se realizan celebraciones con frecuencia y, para fortalecer el espíritu comunitario tan deteriorado, se está implementando el proyecto de arbolar calles del barrio con los mismos chicos. c) Con respecto a los docentes y voluntarios Los docentes tienen tres espacios concretos de formación: pedagógica (se elaboran estrategias para toda la escuela frente a los desafíos pedagógicos concretos como la evaluación, la ortografía, la corrección de errores, etc.); humana (donde se profundizan temas culturales para un mayor conocimiento del hombre); religiosa (como experiencia personal y comunitaria de lo Trascendente). Se estimula a los docentes a realizar cursos fuera de la institución, ofreciéndoles pagar los costos. Un grupo de voluntarios lleva adelante el diseño pedagógico de la escuela, reflexionando, acompañando técnicamente a los docentes, formando, monitoreando las actividades, creando espacios de crecimiento.

Problema que intentan resolver: Mejora de la calidad educativa

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

Existen unas 590 familias. El 35% no tiene trabajo estable, y el 29% de ellas recibe algún subsidio. De entre los adultos, el 75% tiene escolaridad primaria, y sólo el 10% escolaridad secundaria. De los menores, el 75% está por debajo de la línea de pobreza, registrando, según datos del año 2005, el índice más alto del país. El grado de deserción es también muy alto. Los alumnos de nuestra escuela no tienen un entorno familiar o social que posibilite un ascenso intelectual, espiritual y cultural; por lo tanto, no pueden canalizar en su barrio o en su familia sus inquietudes y aptitudes, y su formación en valores se ha visto limitada. De cada diez adolescentes, ocho no estudian ni trabajan, lo que trae aparejadas actividades marginales, delictivas, de prostitución, drogas, además de la pérdida de horizontes, de valores y de sentido de su propia vida y de la ajena.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

El impacto mayor se ha logrado con la motivación de los alumnos debido al trabajo de los padres como aporte a la institución. Se han comprobado casos de alumnos de muy bajo rendimiento escolar que, al cumplir su padre o madre la cuota de trabajo semanal, ha manifestado un cambio rotundo en su comportamiento e interés. Se ha mejorado la responsabilidad de los padres en cuanto a que el índice de asistencia subió desde un 67 % en el 2004 a un 95 % actualmente. La asistencia de los padres al trabajo en la escuela subió de un 36 % en el 2004 un 73 % en el presente año. Asimismo mejoró la puntualidad y presentación de los alumnos. Se percibe un ambiente de alegría y entusiasmo por la educación, sobre todo por los frutos que ven los padres en los hijos (especialmente el hecho de aprender a leer y escribir con fluidez, la afición por la lectura, el estudiar inglés, el tocar instrumentos y participar de la “orquesta”). Se nota una mayor atención y dedicación de los padres en el proceso de crecimiento de sus hijos. Se ha logrado así fortalecer la autoestima y la esperanza de un futuro mejor; se han acrecentado valores cívicos, como el arraigamiento y sentido de pertenencia a la región y a la patria (hay familias que no se fueron a trabajar a otras ciudades por no perder la escuela), afianzamiento de la solidaridad en la comunidad, surgimiento de voluntarios, valoración del progreso personal y regional. Los chicos vienen contentos y no quieren faltar. Se registra hasta el momento un 96 % de asistencia. Al ver que sus padres forman parte activa de la escuela, manifiestan una receptividad a todo lo que se les proponga. Cumplen con sus deberes y estudio satisfactoriamente. El porcentaje de repitencia en el presente año es del 8,65 %. Actualmente en la escuela, que ha limitado el número de niños por curso a 25, hay 174 alumnos; tiene mucha demanda de inscripción (el año pasado se organizó un campamento la noche anterior a la inscripción para no perder vacante). Esto pone en evidencia que, por una parte, se valora, en ese barrio, la necesidad de una mejor educación para un futuro mejor y, a la vez, se ha reconocido el proyecto de la Escuela San Roque González como idóneo para ese fin. Se está elaborando el proyecto de la escuela secundaria, como continuación de este ciclo primario, y como un fortalecimiento concreto para la calidad de vida, tanto social como cultural y laboral, de esta zona marginal. Se tenderá al desarrollo tanto de competencias cognitivas, como prácticas y creativas a través de talleres vespertinos, algunos obligatorios, otros opcionales, que contemplen las áreas Comunicación, Gestión y Formación en Valores. Esto se agregará a la curricula ordinaria que se desarrollará por la mañana.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

El sistema de inserción de los padres en la escuela como factor principal del aprendizaje de sus hijos: los padres como dueños de la escuela, que comunitariamente trabajan por brindarles una educación de excelencia a sus hijos. El espíritu de trabajo comunitario. El enfoque de las actividades tendientes a formar en valores, comunicación y gestión. En la zona hace diferencia la jornada completa. El estudio intensivo del inglés. El cuidado por el valor estético del lugar. La utilización de la huerta como material concreto de aprendizaje.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

Los obstáculos económicos, por un lado, son el alto costo de la edificación de la escuela que se va subsanando con donaciones particulares, colectas, bonos, ferias americanas (necesitamos seguir construyendo a medida que se abre un curso por año). El mantenimiento de los gastos de funcionamiento, que se afronta especialmente con un sistema de padrinazgo. El reconocimiento económico tardío y parcial del Consejo de Educación. Para una parte de los espacios extracurriculares no reconocidos por el Consejo de Educación recibimos un subsidio de la Municipalidad de Concordia. Socialmente los desafíos son el ir cambiando de una concepción individualista hacia un compromiso comunitario; la costumbre de recibir las cosas sin esfuerzo; el cumplimiento del compromiso de servicio en la escuela. Las dificultades se van solucionando indirectamente por el entusiasmo que los chicos transmiten a sus padres. La necesidad de fortalecer la formación de los docentes intenta ser salvado por los espacios de formación.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

En cuanto a la vida escolar: 2004-2009: Ciclo primario. Implementación de un curso por año hasta completar el 6º año. 2010-2015: Ciclo secundario. Un curso por año, con curricula orientada a Humanidades y Gestión. Talleres, pasantías, microemprendimientos. En cuanto a la edificación: 2004: refacción de una vivienda preexistente 2005-2006: construcción de las primeras 4 aulas (y sanitarios) 2007-2008: construcción de 3 aulas más (más sanitarios) 2010-2011: construcción del ala de 5 aulas 2012: construcción del SUM y sector administrativo

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

Los chicos tienen clases de lunes a viernes, de 8 a 12 y de 13,30 a 16 hs. En verano tienen tres semanas de actividades lúdico escolares de 15 horas semanales. Los voluntarios se encargan de todo el funcionamiento material y mantenimiento, de la gestión, de la formación de docentes, de los recursos, de acoger a alumnos con carencias alimentarias en sus casas, de los microemprendimientos del vivero y del reciclado, de transporte, del club de fútbol, de eventos, etc. Como donantes tenemos comprometidas empresas del área y personas de Concordia y de otras ciudades. Muchos de ellos son "padrinos" de chicos de la escuela, que se encargan de cubrir lo que la escuela tiene que gastar por la educación de ellos.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
Una parte sería destinada a mejorar la sala de computación y otra parte haríamos una inversión para el vivero de gramíneas y herbáceas.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo