Colonia Urbana de Recreación

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Gran Buenos Aires - Lomas de Zamora - Villa Independencia

Nombre de la Organización: Asociación Civil de Animadores de Campamento, Recreación y Tiempo libre
Teléfono: 011-4115-3072
E-mail: secretarua@coyaike.org.ar
Localidad: Lomas de Zamora
Provincia: Gran Buenos Aires
Página Web: http://www.coyaike.org.ar

Actores involucrados en la práctica: Voluntarios
Personal voluntario abocado a la tarea: 20

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

La Colonia Urbana se estructura a partir de jóvenes que asumen como animadores de recreación para trabajar con los niños de su zona de entre 6 y 15 años de edad. Para sus actividades cuentan con el apoyo y la formación de los adultos de la comunidad que participan en la preparación y la realización de las actividades. La colonia es parte de un programa amplio de promoción social y educación que busca interactuar con organismos gubernamentales y entidades para el desarrollo efectivo de los derechos del niño. Los grupos de animadores realizan durante el año jornadas completas o tardes educativo-recreativas con actividades de diversos tipos: ·Recreativas: juegos, cantos, danzas, campismo, murga. ·Expresión artística: veladas, fogones, folclore, titeres, manualidades, teatro. ·Reflexión y formación: diálogo grupal, juegos cooperativos, expresión corporal y plástica. ·Paseos: visitas de interés cultural, educativo y recreativo en nuestra ciudad. ·Apoyo a los derechos básicos: alimentación, salud, educación a nivel primario y secundario, prevención de adicciones, asistencia en diversos aspectos legales, socioculturales, pedagógicos, etc., según las necesidades de la población infanto-juvenil. Esta propuesta apunta a la formación de centros comunitarios en donde la recreación y las actividades de tiempo libre sean un medio educativo y un recurso para la acción comunitaria, trabajando sobre el tiempo libre de nuestros niños, adolescentes y jóvenes. De esta manera, nos proponemos actuar como un fuerte motivador de toma de conciencia para la autogestion y la autoestima de sectores en riesgo y expuestos a distintos tipos de adicciones y problemáticas sociales: falta de trabajo, problemas de salud, alimentación, reinserción escolar, entre otros. La colonia urbana tiene como objetivo otorgar espacios de recreación educativa a los niños y adolescentes en relación con la defensa y promoción de sus derechos, fortalecer la relación con las familias e integrarlos en la comunidad como hombres y mujeres de bien y plenos en su derecho.

Problema que intentan resolver: Educación en derechos

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

Contamos con niños y adolescentes de entre 6 y 15 años, dividos en cuatro grupos de acción: · Grupo 1: 6 a 8 años. Cuenta con una cantidad promedio de 15 niños. · Grupo 2: 9 y 10 años. Cuenta con un promedio de 10 niños. · Grupo 3: 11 y 12 años. Cuenta con un promedio de 15 chicos. · Grupo 4: 13 a 15 años. Cuenta con un promedio de 10 chicos. Todos los chicos pertenecen a la comunidad del barrio Villa Independencia en la localidad de Lomas de Zamora. El mismo es de condiciones humildes, bajos recursos económicos y cuenta con problemas de adicción e inseguridad. A nivel educativo, nos encontramos con una población escolarizada, aunque no totalmente, y a su vez, de baja calidad, debido entre otra cosas, a las características ya mencionadas anteriomente.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

La colonia funciona en el barrio desde hace ya 6 años. En sus comienzos, nos encontrabamos con una población semanal de alrededor de 30 niños, con dificultades a la hora de llevar a cabo habitos y valores tanto en forma individual como comunitaria. A través de los años, logramos inculcar en la población concurrente prácticas habituales, derechos y valores higiénicos, alimenticios, educativos, recreativos, sociales, entre otros. Este proceso llevó a generar el interés en aquellos chicos, ya adolescentes, de dar aquello que habían recibido en su paso por nuestra colonia, hecho que llevó a crear un nuevo ámbito de formación para ellos. Creemos que ser un coordinador-animador de recreación y tiempo libre es formar un nuevo tipo de líder juvenil que trabaje en su entorno y logre cambios significativos para su vida. La formación de promotores barriales de derechos, salud, deportes, educación y otras áreas, está presente tanto en la capacitación recibida como en las actividades programadas para que ellos mismos realicen en la colonia y en el barrio.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

La especifidad de nuestra asociación hace que en el área educativa y recreativa se contemplen un sinnúmero de posibilidades. Entre ellas podemos mencionar: la formación educativa y profesional, el intercambio con otros niños y adolescentes, las actividades de recreación particulares de nuestro grupo, los momentos de encuentro, como así también salidas de esparcimiento y educativas que en todo momento realizamos con nuestra institución. Nuestra asociación tiene por finalidad ayudar a la promoción y educación integral de los niños, adolescentes y jóvenes a través de la recreación y tiempo libre, procurando hacer realidad los derechos del niño y humanos. Guiarlos en el desarrollo de las propias capacidades y virtudes, al servicio de su vocación y para la construcción de su personalidad, integrados en una comunidad juvenil, autoeducativa y autodesarrolante. Ayudarlos a vivir los valores de la vida en grupo de formación y acción comunitaria en una visión trascendente de respeto a la vida, integrarlos a la sociedad en forma activa y constructiva, preparándolos como líderes juveniles en los ámbitos donde les toque actuar y vivir cotidianamente. Crear un ambiente para que puedan vivir en una auténtica comunidad juvenil, solidaria y fraterna. Educarlos en el uso del Tiempo Libre. El campamento es un elemento entre los más importantes que tiene Coy Aike para la formación de sus miembros y con los destinatarios de nuestra acción en la sociedad. Es en el campamento donde afloran todas las virtudes personales y comunitarias, es lugar de la vida hecha verdad, donde se puede conocer verdaderamente al muchacho/a en su ser y obrar y donde cada uno puede hacer su propia evaluación como persona. Es por ello que ponemos un empeño especial en programar, organizar, realizar y evaluar esta actividad, dando a todos los miembros y participantes la posibilidad formativa de colocarlos en contacto con la naturaleza y vivir con la comunidad en plenitud.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

· Obstáculo económico a la hora de mantener el desayuno o la merienda, comprar materiales para las diferentes actividades, viáticos para las salidas y campamentos. Todo esto se intenta resolver a través de la realización de bingos, rifas, bonos contribución y padrinos voluntarios. También se buscan opciones más económicas ante dichos problemas, como por ejemplo, la elaboración propia del pan por parte de los chicos, actividad también realizada con fines educativos. · Desafío de fomentar ideales sanos. La idea aquí es poder transmitir al niño un referente de vida basado en la figura de sus animadores y coordinadores, con valores, ideales, actitudes, etc., que promuevan la integración y la intervención en la sociedad. · Desafío recreativo y educativo Buscamos que a través de nuestras actividades recreativas los niños aprendan todo lo referente a los valores, el conocimiento de sus derechos y responsabilidades como ciudadanos y niños dentro de la comunidad y la sociedad en sí. · Desafío escolar Se intenta fomentar la finalización de los estudios, tanto como su continuidad permanente y sus beneficios.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

El niño o adolescente de entre 6 y 10 años ingresa a la colonia semanal de los sábados, en el horario de 10 a 12 hs. Allí aprenderá de parte de sus animadores, todo lo relacionado a sus derechos, valores, hábitos y costumbres, prácticas culturales y artísticas, entre otras cosas. Dentro de dicha colonia, y dependiendo de su edad, el chico participará de uno de los siguientes talleres que se dan paralelamente: · De 6 a 8 años: se encontrará con más actividades del tipo recreativas, donde el aprendizaje se dará a través de la evaluación realizada junto al coordinador. Creemos que en esta etapa es fundamental que pueda realizar actividades fundamentalmente de esparcimiento. · 9 y 10 años: manteniendo las actividades recreativas, comienza a apelarse la capacidad de discernimiento del niño, pudiendo llegar al aprendizaje a través de sus propias conclusiones. Entre los 11 y los 15 años, el chico cuenta con dos etapas más, cada cual con su taller correspondiente: · 11 y 12 años: horario semanal: jueves de 17 a 19 hs. Con este horario se intenta incluir tanto a los niños que asisten a la escuela tanto en el turno mañana como en el turno tarde. En esta etapa, ya comienza a utilizarse tanto la recreación y los juegos como las tecnicas de animacion y dinamicas grupales. Se fomenta la importancia de la continuidad escolar. · 13 a 15 años: horario semanal: martes de 17 a 19 hs. Comienzan a tratarse las problématicas sobre las adicciones, la sexualidad, la continuidad de los estudios secundarios, la importancia del cuidado de uno mismo. Empieza el proceso de formación en la animación, brindando espacios de reflexión y conocimiento de uno mismo. Se busca generar nuevos ámbitos recreativos coordinados por los partipantes del taller.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

Horas institucionales: Entre actividades, planificación y preparación de las mismas y evaluación: 20 hs. semanales. Tareas voluntarias: Preparación del desayuno/merienda, animación de las actividades y coordinación de las mismas, coordinación general de los diferentes talleres, planificación y evaluación. Donantes: Particulares con pequeñas sumas de dinero ($10, $20). Donaciones de alfajores, juguetes, etc., para actividades especiales (Día del niño).


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
De resultar premiadad nuestra práctica, destinaríamos el dinero en brindar una mejor calidad de alimentación en el desayuno y la merienda, en proporcionar materiales para la realización de las diversas actividades. También contemplaríamos, en caso de ser necesario, la ayuda económica para la continuidad escolar (beca). Salidas culturales como cine, teatro, museo, como así también jornadas recreativas y campamentos. Perseguiríamos el objetivo de elevar la calidad de un tipo de intervención socio-educativo a la que cada vez se le pide más competencia y mayores cuotas de rigor en una sociedad en donde el ocio va camino de convertirse en uno de los rasgos más característicos. De esta manera, se crearía una red de contención social a través de las actividades con los niños y adolescentes que encuentra su continuidad en los centros de animación con personas formadas para este trabajo concreto. También buscaríamos estimular la creación de nuevos grupos de jóvenes con el liderazgo de animadores formados y comprometidos en una acción concreta. Este rol de contención actuaría sobre el tiempo libre de los niños, adolescentes y jóvenes para la prevención de adicciones, en un contexto de libertad y de educación de la personalidad y la autoestima. Esto generaría la formación paulatina de centros de animación y tiempo libre en distintas zonas, priorizando los sectores de mayor riesgo social para niños y adolescentes.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo