Revista interCole, la revista de los alumnos y sus familias

Categoría: Asociación Civil
Ubicación geográfica de desarrollo de la práctica:
Todo el país - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Capital Federal

Nombre de la Organización: Asociación Civil Voces y Ecos
Teléfono: 011-4328-8948
E-mail: vlux@vocesyecos.org.ar
Localidad: Capital Federal
Provincia: Ciudad Autónoma de Bs As
Página Web: www.vocesyecos.org.ar

Actores involucrados en la práctica: otros
Personal rentado: 10
Personal voluntario abocado a la tarea: 7

Descripción detallada de la práctica basada en la educación como herramienta de inclusión:

Actores involucrados en la práctica La revista interCole se desarrolla dentro del marco de la Asociación Civil Voces y Ecos, donde se suman numerosos voluntarios a los actores administrativos, comerciales e institucionales. Todos ellos se integran al equipo de producción de la revista, en el que trabajan codo a codo sus directivos (creadores de la revista) con el equipo de redacción y los proveedores externos de servicios de ilustración y diseño. Instituciones de reconocida actuación social acompañan a la revista interCole en su tarea de colaborar con la educación de los más necesitadas. Aunque sería imposible listarlas a todas, entre las principales organizaciones mencionamos a Misiones Rurales, Fundación Cimientos, Fundación Ser, Fundación Puentes, Fundación Progresar Fundación Cuba, parroquia Santa Rita (Salta) y Mano Amiga, entre otras. Participan también, y muy especialmente, directivos y docentes de colegios y escuelas de todo el país. Todo esto no sería posible sin las numerosas empresas que apoyan el proyecto con sus auspicios publicitarios e institucionales. Por último, los actores fundamentales son los receptores de todo el esfuerzo común: los 30.000 alumnos primarios de todo el país que reciben la revista. InterCole es una revista familiar, dirigida a alumnos de escuelas primarias de todo el país. Es mensual, gratuita y de contenidos didáctico-formativos con alta calidad gráfica y editorial. Los chicos y sus familias encuentran en ella notas educativas, culturales, de interés general, entrevistas a personalidades ejemplares, juegos de ingenio, cuentos escritos por los propios alumnos, curiosidades y recomendaciones sobre buenos libros, actividades, eventos culturales, etc. La particularidad de su distribución radica en que se reparte en mano a cada alumno de primaria, adentro del aula y de manos de su propia maestra, con el aval de los directivos y el beneplácito de los padres y docentes. Llega a colegios públicos y privados, integrando las comunidades educativas de todo el país, que viven en diferentes realidades sociales y geográficas. A todos los lugares, incluso a los más recónditos, se llega mensualmente con un atractivo material de estudio para trabajar en clase, que lleva implícito un mensaje de esperanza, alegría, solidaridad e integración. De este modo, un chico de una escuela de Puente del Inca recibe la misma revista que uno de la Capital Federal y ambos tienen la posibilidad de participar en las diversas secciones exactamente de la misma manera. Su gratuidad hace posible que numerosos alumnos puedan acceder a ella, con independencia de su realidad económica, produciendo una sensación de igualdad muy gratificante. Entre los niños de los sectores menos favorecidos, que a menudo sobrellevan carencias no sólo materiales sino sobre todo culturales y afectivas, este sencillo acto de recibir su propio ejemplar de interCole tiene un significado muy especial. En primer lugar, reciben un regalo, algo a lo que no están acostumbrados. Y ese regalo es propio, no deben devolverlo ni precisan compartirlo, ya que todos sus pares también lo poseen. Pero sobre todo, este ejemplar les abre un nuevo horizonte de sensaciones y posibilidades, ya que los conecta con una realidad de la que se sentían ajenos, con una sociedad que los mantenía olvidados pero ahora les extiende una mano y los invita a integrarse, a participar y –más aún– a ser parte. El alumno de una escuelita rural o fronteriza de 6 integrantes, recibe exactamente el mismo ejemplar de interCole que los alumnos de los mejores colegios de Buenos Aires; y, por ilustrar con un ejemplo, sus respectivos cuentos se publican con los mismos colores, espacios e importancia, uno al lado de otro. No hay distinciones entre ellos, no hay diferencias. Son parte de una misma sociedad, de un mismo país; tienen un origen común y, lo más importante, un destino común. Así, la motivación que les produce a los niños formar parte de la comunidad interCole los estará llevando lentamente, estamos seguros, a plantearse un futuro posible, del que hasta hace no mucho se sentían irremediablemente ajenos. La cálida recepción que tiene la revista refleja claramente dos objetivos que se cumplen mes a mes: incentivar la lectura (desde el momento en que interCole es leída y releída de inicio a fin) y la escritura (cada uno de los “Cuentos cortos para irse a dormir” es pensado y escrito por los mismos alumnos). Su entusiasmo trasciende ese momento del primer contacto, lo que puede notarse en las incontables cartas que envían, agradeciendo la revista y compartiendo sus propias creaciones. Una buena parte del contenido es generado por los propios alumnos (cuentos, cartas, fotos, dibujos, humor) en el marco de las actividades escolares o con la colaboración de sus padres en el ámbito hogareño. De este modo se alimentan la creatividad y el entusiasmo de los chicos en torno a las diversas ramas del conocimiento. El amplio abanico de contenidos comprende áreas tradicionales (historia, biografías, diccionarios, zoología), temáticas de vanguardia (secciones de educación vial y tecnología, por ejemplo) y contenidos clásicos de entretenimiento con fuerte acento en el razonamiento y los juegos de palabras (sopas de letras temáticas, juegos de ingenio, ajedrez, humor elaborado por los propios alumnos). En la sección “Recuerdos de mamá y papá” se relatan situaciones de la época en que los padres de los alumnos concurrían a primaria, y se las compara con las costumbres del presente. La lectura del artículo se transforma así en un momento de reunión familiar y diálogo entre generaciones, que favorece los lazos entre padres e hijos. Todo esto persigue el doble propósito de entretener a los lectores pero motivando a la vez su pasión por el conocimiento. Para lograrlo, se procura redactar cada artículo desde un ángulo inédito, con lenguaje culto pero ágil y familiar, complementado con imágenes de óptima calidad y atractiva diagramación. Como sus contenidos están orientados a ser compartidos en familia, interCole es también leída en los hogares. Aproximadamente 110.000 lectores (y otros miles a través de la web) la disfrutan cada mes e incorporan sus conceptos, que transmiten a su vez a sus entornos cercanos. Así, sus contenidos orientados a la promoción de valores están forjando raíces firmes en las comunidades escolares a las que llega todos los meses. La revista se financia con publicidades de empresas y apoyos institucionales, que a medida que se incrementan se vuelcan a generar mayor cantidad de contenidos y acrecentar la tirada (no hay un fin de lucro). Asimismo, hay particulares (“padrinos”) que colaboran para poder imprimir más ejemplares, destinados a las comunidades más relegadas. La necesidad clave a resolver es que los niños reciban material de buena calidad, con respeto por los valores básicos del ser humano, que los motive a querer saber, aprender, leer, conocer más sobre los innumerables aspectos que hacen a nuestra condición humana. En particular, en las zonas que poseen una cierta carencia de materiales de trabajo, la revista puede considerarse un “manual escolar mensual” con un abordaje alternativo (por su presentación) de los temas del currículo escolar; y al mismo tiempo, ofrece material complementario para que las maestras enriquezcan el trabajo en clase. El objetivo es despertar interés en los alumnos por las cuestiones más diversas, como para darles la posibilidad de que cada uno encuentre afinidades según los propios intereses. Y se trata, además, de ofrecerles una mirada entretenida sobre historias de vida que de otro modo nunca llegarían a ellos. Puertas adentro, desde la redacción se asegura con optimismo que “interCole les ofrece a los chicos una mirada sobre temáticas y personajes que son para ellos muy atractivos e interesantes, sólo que aún no lo saben”. Así se dan por ejemplo los inauditos casos, por tratarse de una revista infantil, de tener en tapa a personajes de la talla de Don Quijote de la Mancha, Florencio Molina Campos u Horacio Quiroga (muy lejos de las modas y las convenciones televisivas que parecen invadirlo todo hoy en día). La realidad ha demostrado que los chicos se entusiasman frente a propuestas de este estilo.

Problema que intentan resolver: Apoyo escolar

Descripción del grupo al que se intenta favorecer:

Las necesidades educativas y afectivas de los niños en edad escolar son muchas y están por lo general insatisfechas. Cada alumno transita una etapa crucial en su formación, rodeado de preocupantes mensajes nocivos y violentos, en el momento más vulnerable de su vida. Es necesario, por tanto, apoyar a los padres y educadores en la ardua tarea de motivar y dar esperanzas a los niños, y muy especialmente a los más marginados. El grupo que se intenta favorecer, entonces, es la gran comunidad educativa nacional, circunscripta a la formación en escuelas primarias, y conformada principalmente por los alumnos, pero también por sus maestros y padres. De esta manera, nuestro ideario se ampara en la inclusión e integración de todos los niños, independientemente de su extracción social o locación geográfica, deseando llegar a todos con el mismo producto y la misma propuesta: cuidada, valiosa, abierta, gratuita, participativa e integradora.

Impacto que se logró en la calidad de vida del grupo:

El principal impacto a largo plazo, pero que ya se está logrando, es el crecimiento intelectual y cultural de los alumnos primarios. Tal como nos manifiestan padres y docentes, gracias a la práctica sistemática con textos de la revista se va produciendo un mejoramiento e interés por la lectura, la adquisición de nuevos conocimientos, el interés por la participación de los chicos (por la publicación de sus cuentos y demás trabajos o comentarios), el crecimiento de la interrelación con los padres, la mejora del vínculo con sus maestros y el afianzamiento de la relación con sus compañeros. Numerosas cartas y testimonios (publicadas en la revista y en www.revistaintercole.com.ar) así lo expresan. La revista interCole es un medio de comunicación que contribuye con la formación intelectual y humana de alumnos de diversas realidades socioculturales y geográficas, por ser una herramienta de apoyo escolar con aportes culturales, lúdicos y familiares. Motiva la integración entre todos ellos y les ofrece un espacio para su participación y el desarrollo de su creatividad. Es un moderno medio de comunicación educativo que ya se encuentra arraigado en las comunidades a las que llega, pues representa una nueva forma (original y creativa) del conocimiento. En muchos casos, ayuda también fuertemente en el aprendizaje de una cuestión tan básica (aunque en ocasiones relegada por falta de oportunidades) como es la lectura. Se ha logrado y se sigue logrando, además, reforzar la autoestima y el sentido de pertenencia de numerosos alumnos de escuelitas situadas en parajes de muy difícil acceso, en zonas montañosas, rurales, fronterizas, que se sienten orgullosas de participar y de poseer el mismo material que el de un chico de la ciudad, y sobre todo, sus mismas posibilidades de participación. Íntimamente, les abre un horizonte de posibilidades comunes en su desarrollo de vida. Provoca que aquellos excluidos geográficamente se sientan socialmente más integrados, y comiencen a tener una percepción de un destino común en aquellos pares a quienes consideraban tan lejanos y diferentes. En lugares fronterizos, se está logrando también reforzar en los niños su sentido de pertenencia a nuestra patria, particularmente en aquellos lugares donde conviven con culturas extranjeras (de Brasil y Paraguay fundamentalmente) por las que son altamente influenciados. En menor proporción, pero que irá tomando importancia a partir del desarrollo digital, también aminora la situación de exclusión de aquellos niños que residen en el exterior por la ocupación de sus padres, y que se educan en otras costumbres o idiomas (incluso en países hispanoparlantes). A través de los contenidos de la revista, y por medio de sus posibilidades de participación, no sólo mantienen lazos con sus raíces, historia y cultura, sino con sus pares. De esta manera, interCole no sólo es una herramienta de apoyo escolar, sino que también ayuda a fortalecer el vínculo familiar y los lazos familia-escuela. Cuenta con 52 páginas impresas a color en papel ilustración, ofreciendo una calidad gráfica acorde al nivel de sus contenidos. Tiene frecuencia mensual (de marzo a diciembre) y se distribuye en más de 220 colegios y escuelas de 12 provincias (30.000 ejemplares en agosto de 2008), todo ello en forma absolutamente gratuita. Unas 9.000 revistas aproximadamente llegan a escuelas rurales, a lugares remotos y a sectores carecientes.

Aspectos creativos o diferenciales de la práctica:

Desde su concepción, la revista se apoya en pilares de por sí distintivos y jamás explorados con anterioridad: una publicación gratuita, de alta calidad, para todos los chicos del país y sus familias, entregada en el aula y aprovechada por el docente como material de estudio. El hecho de que las maestras entregan las revistas a los alumnos adentro de sus propias aulas, permite enormes innovaciones en lo que se acostumbra en las publicaciones para niños, como la incorporación de un mensaje editorial y el tratamiento de temas alejados de las leyes del marketing y de las modas, rescatando cuestiones y personajes valiosos de toda la historia de la humanidad, aun aquellos que permanecen en el olvido o son aún desconocidos para los chicos. Buscando enfoques atractivos para difundir contenidos valiosos, se logra una fuerte motivación de los chicos en los diversos temas y secciones. En una descripción más detallada de su contenido podrá advertirse cuánto se distingue esta propuesta. Cada una de sus secciones tiene un sentido particular y está abocada a una temática macro; hay también una nota editorial, cuyo mensaje directo a los lectores completa la transmisión de valores; y además, es constante la invitación para que los niños participen de los contenidos en casi todas las secciones. La sección “Detrás de la historia” ofrece una mirada original sobre las fechas patrias; “La entrevista” a personas ejemplares; “Los recuerdos de mamá y papá” (anécdotas de cuando papá y mamá eran chicos); “Pequeñas biografías de grandes artistas” de todos los tiempos; “Educación Vial”, con información seria pero entretenida; “Yo opino...” acerca de libros, actividades, cine, etc.; “Cuentos cortos para irse a dormir” escritos por los alumnos. Además se destacan los espacios “¡In Fraganti!” y “¡Caaarterooooo!”, donde los lectores participan con sus fotos y cartas.

Principales obstáculos o desafíos que encontraron o encuentran para el desarrollo de la práctica:

El primer gran obstáculo está relacionado con el alcance y la distribución de interCole. Este último aspecto, de crucial importancia para una publicación, implica enormes esfuerzos e inversiones que, de faltar, echarían por tierra todo el trabajo previo, ya que si la revista no llega, pierde su sentido. El mayor anhelo y desafío es crecer en cantidad de ejemplares, para llegar cada vez a más personas, de los lugares más poblados a los más recónditos. Queremos llegar todavía a más escuelas y así a más chicos, más hogares y más familias. Sabemos que cada nuevo ejemplar que logremos imprimir, es una persona o una familia más que es invitada a ver el futuro con ojos más optimistas. Por esto, el mayor desafío es poder dar respuesta a la enorme cantidad de pedidos (de escuelas, guarderías, colegios, fundaciones, comedores, etc. de todo el país) que solicitan la revista. La fuerte presencia de otros medios de comunicación, especialmente la televisión, a menudo resulta perjudicial para la difusión de ciertos contenidos, en especial cuando estos difieren de las modas transmitidas por los medios masivos. Ante la exposición permanente de violencia y frivolidades, dirigir contenidos radicalmente diferentes, centrados en valores familiares, artísticos y que denoten esfuerzo y apego al trabajo, es una tarea compleja en cuanto implica ir contra corriente. La financiación también genera algunos inconvenientes. Al ser gratuita, la revista está sujeta al aporte de anunciantes, instituciones o individuos, lo que dificulta el crecimiento en cantidad de ejemplares. Esa misma circunstancia deja a la revista muy expuesta ante una eventual crisis económica de amplia coyuntura. Otro desafío es poder continuar, pese a su incesante crecimiento, con una sana práctica impuesta internamente, que radica en responder personalmente cada uno de los mensajes, colaboraciones, preguntas o pedidos que llegan a la redacción. Esto está ligado a la necesidad de encontrar la manera de que la participación de los alumnos sea ecuánime, sin importar de dónde provenga. Para enfrentar los obstáculos que genera la necesidad de financiar este medio gratuito, se ha desarrollado el Programa “Padrinos de interCole” para brindar, a individuos y empresas (“Padrinos”), la posibilidad de contribuir con la difusión gratuita de la revista. Para ello, cada Padrino puede efectuar una donación que cubra simplemente el costo de impresión de la cantidad de revistas que desee sumar. Gracias a la implementación de este programa, cada mes se suman nuevos alumnos de las más diversas localidades del país a los beneficiados con la recepción de la revista. Todos los demás desafíos cotidianos se enfrentan, simplemente, desde la voluntad y el convencimiento de estar yendo por el camino correcto.

Etapas del proyecto - plan de acción - cronograma:

El proyecto ha cursado hasta ahora dos grandes etapas. La primera está relacionada con la presentación de la revista en la zona de Gran Buenos Aires, en 2001, donde se trazaron los objetivos iniciales y se implementaron los primeros contactos con las instituciones educativas. Por ser la actividad inicial, fue una etapa compleja pero que dio grandes resultados hasta llegar a la consolidación de la revista, pese a que tuvo un abrupto final provocado por la crisis de fin de ese año. La segunda etapa comenzó en 2005 y finalizará en 2008, con un balance que refleja el enorme crecimiento experimentado en ese lapso, la altísima valoración de los niños que la reciben y sus familias y maestros, como también el apoyo de empresas y otras instituciones que aplauden la iniciativa. Sus méritos valieron, además, la obtención de algunos premios muy significativos durante este segundo período (Santa Clara de Asís, ADEPA, Mate.ar). El cronograma futuro nos lleva hacia el “Plan Bicentenario” organizado para la próxima etapa 2009-2010, que estará focalizada en el desarrollo de una plataforma web y la inclusión de numerosos bibliotecas entre los receptores de la revista, de modo de ampliar radicalmente la difusión de lo más importante: los contenidos. Una cuarta etapa está prevista de 2011 en adelante, concentrando todos los esfuerzos en un anhelado objetivo: lograr que cada alumno que desee recibir su ejemplar de interCole pueda hacerlo. El plan de acción para transitar este camino incluye el agregado de más contenidos y secciones a la revista (de la mano de nuevos auspiciantes) y, junto con el aumento de Padrinos gracias a su correspondiente programa, crecer en cantidad de ejemplares impresos. Al aumentar la tirada la revista tendrá una mayor llegada en las escuelas, pero también en la red de bibliotecas para aumentar la cobertura geográfica y a través del acceso irrestricto que permite Internet, el alcance será extraordinario.

Recursos para el desarrollo de la experiencia:

La experiencia se desarrolla exitosamente gracias a la interacción entre el trabajo del equipo de producción de interCole y los diferentes sectores de la Asociación Civil Voces y Ecos, un engranaje que implica también las tareas de los voluntarios y la participación de auspiciantes y padrinos. Por definición, la revista es gratuita y eso de algún modo condiciona su estructura. La producción de cada edición requiere de largas horas de trabajo y dedicación, para lo que resulta muy valioso el aporte de los voluntarios. Por su parte, los auspiciantes se acercan de dos formas: a través de la publicación de avisos o con aportes institucionales, pero siempre comprometiéndose con los valores de la revista. Un recurso importantísimo que sigue desarrollándose y creciendo por medio de donaciones es el programa de padrinazgo, que permite a cualquier actor de la sociedad (ya sean instituciones, cooperadoras o individuos) asumir los costos de cierta cantidad de ejemplares y de este modo permitir la llegada a más alumnos.


¿En el caso de resultar premiada la práctica postulada, en qué invertiría el dinero del premio?
El objetivo principal radica en extender nuestro alcance y poder llegar a más escuelas, de modo que lo aplicaríamos primordialmente al programa “Padrinos de interCole”, para lograr imprimir y distribuir más ejemplares. Asimismo, una parte del premio se utilizaría para desarrollar una herramienta para el sitio de Internet, que permita a todas las escuelas del país, y a los argentinos residentes en el exterior, acceder a la revista en formato digital pero presentada tal como se imprime en papel.




Premio Comunidad Inclusiva 2007


Para mayor información comuníquese con la Fundación La Nación por el (011) 4319-4555 de lunes a viernes de 10 a 16 hs., o por correo electrónico a premiocomunidad@lanacion.org.ar
Copyright 2008 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Fundación LA NACION Banco Galicia Avina Ashoka Arte Vivo